INDICE DEL COMPENDIO DE  GEOGRAFIA FISlCA DE LA AMERICA LATINA.

0.1        (Leistungsschein) Temario para elaborar Conferencias
1.           Aspectos geográficos, geológicos, geomorfológicos y  vulcanológicos.
1.1.         La estructura física de México.
1.2.        La estructura física de Centroamérica y de las Antillas.
1.3.        La estructura física de América del Sur.
1.3.1.      La cordillera de los Andes.
1.3.2.     Las Tierras Altas Orientales de Sudamérica.
1.3.3.     Las Llanuras de la América del Sur.
1.4.        Costas y puertos.
2.          Aspectos climáticos, de la vegetación y de la fauna.
2.1.        Apreciaciones de orden climático.
2.2.       El manto vegetal y la fauna de la Arnérica Latina.
2.2.1.     La selva tropical lluviosa.
2.2.2.    El bosque tropical caducifolio.
2.2.3.    Sabanas y praderas de las zonas tropical y templada.
2.2.4.    El matorral de la zona templada.
2.2.5.    Las áreas semidesérticas: el desierto de Atacama.
2.2.6.    Los bosques fríos sudamericanos.
2.3.       El escalonamiento térmico vertical en los trópicos  americanos.
2.3.1.     El factor altitud y la media térmica anual.
2.3.2.    El factor altitud y la amplitud térmica anual.
2.3.4.    El factor altitud y eI límite altitudinal de los cultivos.
2.3.5.    Factores secundarios para los pisos térmicos y sus cultivos.
2.3.6.    Los diversos pisos térmicos.
2.3.7.    Consideraciones globales acerca de los pisos térmicos.
3.         Aspectos hidrográficos; potamología y limnología.
3.1.       Descripción potamológica de la América del Sur
3.1.1     La red hidrogáfica del río Amazonas.
3.1.2.    La red hidrogáfica del Río de la Plata.
3.1.3.    La red hidrográfica del rio Orinoco.
3.1.4     La red hidrográfica del río Magdalena.
3.2.      Descripci6n limnológica de la América Latina.
3.2.1.    El lago de Nicaragua.
3.2.2    El lago de Maracaibo.
3.2.3.   El lago de Titicaca.
3.2.4.   Los lagos digitales del Cono Sur
3.3.      Los embalses (presas o pantanos) de la América Latina.
4.0       Bibliografía.

 

        0.1 Leistungsschein=
            temario para elaborar conferencias que se presentan en español y que se acompañan de un         "hand-out"  y con un texto que abarque por lo menos diez páginas de 1.800 golpes de máquina, admás de la bibliografía y mapas ilustrativos.
            Es conveniente que el ponente(conferencista) se  dedique a algunos de los siguientes puntos cuando  el trabajo se refiere a un país latinoamericano. Durante la elaboración debe comparar las magnitudes,  la superficie, las distancias, etc., con Alemania y España.

1.0       Informaciones generales: ubicación geográfica.
1.1       Superficie: territorios  habitados y deshabitados con  porcentajes aproximados.
            Islas.    Posesiones.
1.2.      La evolución histórica de los límites actuales: aumento o pérdida de territorios.
1.3.     Topónimos del país, ciudades, ríos, etc. con etimología o razones políticas.
2.0.     Demografía. Tasas de crecimiento. Expectativa de vida.
2.1.     Densidad y distribución de la población en el país. El fenómeno de la hidrocefalía.
            Pirámide poblacional.
2.2.     Cuadro étnico en el pasado y el actual. Ubicación  geográfica y social de las etnias.
2.3.     Migraciones: inmigración-emigración, antes y ahora.
2.4.     Lenguas( bilingüismo o diglosia) y confesiones.
2.5.     Alfabetización.
3.0.     Geomorfología  y geología.
3.1.      Estructuras montañosas, llanuras, mesetas.
3.2.     Vulcanología. Erupciones históricas y turismo.
3.3.     Las costas: puertos y movimiento aduanero.
3.4.     Edafología: el agro. Las  tierras no cultivadas(ociosas) y la legislaciónrespectiva.
4.0     Hidrografía y limnología.
4.1.    Ríos, funciones geomorfológicas y económicas.
4.2.    Lagos. Porcentaje superficie nacional. Funciones climáticas,económicas.
5.0     Clima
5.1.    Temperaturas, pisos altitudinales, estaciones del año, humedad.
5.2.    LLuvias, sequías, inundaciones, huracanes, precipitaciones pluviales y nivosas.
6.0.    Transporte y comunicaciones
6.1.    Transporte marítimo y fluvial: porcentajes, bienes,  mercaderías. El cabotaje.
6.2.    Transporte terrestre: porcentajes, compañías, vías férreas y carreteras.
6.3.    Transporte aéreo, porcentaje, compañías, aeropuertos,  turismo.
        La conferencia puede rematar en un tema económico o político que sea del agrado del conferencista pero no debe  desatender el punto 1 y 2 de esta lista. Los puntos 3, 4, 5,  y 6 pueden reducirse según la conveniencia espacial  o del tiempo.
 
 
 
 
 

            COMPENDIO DE GEOGRAFRIA FISICA DE LA AMERICA LATINA

           1. Aspectos orográficos, geológicos, geomorfológicos y vulcanológicos
 

             Conviene enfocar la orografía, la geología y la geomorfología de la América Latina sobre la base de cuatro grandes conjuntos : la estructura física de México,  la de América Central, la de América del Sur y finalmente el litoral latinoamericano en general.

            1.1. LA ESTRUCTURA FISICA DE MEXICO.
 
             Hasta el paraleo 20° latitud norte, se extienden a través de México  las estructuras , es decir,  las formas mayores del relieve características de la América del Norte occidental. Las montañas Rocallosas de los EE.UU.  se continúan en México en las cadenas llamadas Sierra Madre Occidental y Sierra Madre Oriental que encierran la meseta de Anáhuac.En el paralelo 20° norte, la estructura aludida está interrumpida por una cadena transversal en el sentido de los paralelos. Esta cadena tiene una dirección NW-SE  y está coronada por una serie de volcanes activos de gran altitud. Debemos citar el tan famoso Pico de Orizaba de 5.700 m y el tan clásico  volcán Popocatepétl, que alcanza sólo 5.420m.

            1.2.  LA ESTRUCTURA FISICA DE CENTROAMERICA  Y DE LAS ANTILLAS.

             La cadena transversal citada así como todo el sur de México, Guatemala y Honduras pertenecen a un sistema montañoso que se extiende submarinamente a través del mar Caribe, aflorando en las Antillas Mayores o Grandes Antillas. Primeramente emerge este sisterna en las Montañas Azules de Jamaica y en las islas circunvecinas (Islas Caymán). Geológicamente  hablando,  se afirma que la isla de Jamaica es la más joven de las Antillas, lo que se comprueba con su fauna especial. La cadena emerge nuevamente en  la Sierra Maestra de la isla de Cuba y se continúa en las cordilleras de la isla de Santo Domingo y de Puerto Rico para rematar en las Islas Virgenes. Se trata  de un sistema de plegamientos recientes -lo que significa solo unos cincuenta millones de años-, que está cortado por numerosas fosas submarinas.  Los volcanes más importantes se hallan en Guatemala, donde son importantes  el Santa María y el Atitlán.
           La  cadena recién mencionada se encuentra conectada en el oriente con  el continente sudamericano a través de una guirnalda de islas volcánicas, es decir,  las Antillas Menores o Pequeñas Antillas, que se agrupan en las islas de Sotavento (Curazao, Aruba, Santa Margarita, etc.) y de Barlovento (Dominica, Santa Lucia, etc.). Entre sus volcanes más famosos está el Monte Pelado(Montagne Pelée) en la isla de Martinica. Este volcán alcanza 1.400 m.s.n.m. (metros sobre el nivel del mar). Sus erupciones de 1902 y 1923 fueron catastróficas y arrojaron un saldo de decenas de miles de muertos. En 1997 se produjo en la isla británica de Montserrat la erupción del volcán de la Soufrière que de hecho asoló todo el islote.

              La cadena transversal mexicano-antillana se halla conectada también con la América del Sur en su parte occidental a través de las tierras altas de El Salvador, las cordilleras sudoccidentales de Nicaragua y las cordilleras centrales de Costa Rica y Panamá. Se afirma que esta conexión solo tiene
 15.000.000 de años y que quedó definitivamente estructurada solo hace dos a tres millones de años. El volcanismo está representado especialmente en Nicaragua por el Momotombo (1.258 rn),  que humea sin cesar, y por el Ometepe o Concepción en el lago de Nicaragua. Este lago es un vestigio del brazo oceánico que unía el océano Pacifico con el Atlántico. Los tiburones que pueblan el lago son la prueba irrefutable de esta transformación tectónico-orográfica. Los demás representantes de la fauna permiten igualmente inferir esta evolución geológica, pues el oso hormiguero sudamericano avanzó hasta México y los monos sudamericanos se extendieron hacia el norte, deteniendo  el libre avance de la ardilla norteamericana,  no así la expansión del jaguar ( Panthera onza) y del coatí, que avanzaron hacia América del Sur, designándoseles incluso con vocablos indígenas del Brasil.
 
               1.3. LA ESTRUCTURA FISICA DE AMERICA DEL SUR.
 
             La América del Sur se compone de tres grandes sistemas geológicos. En primer lugar, cabe mencionar la cordillera de los Andes en el occidente, en seguida, debe citarse el macizo de las Guayanas y,  finalmente,  hay que presentar las Tierras Altas del Brasil. La cordillera occidental se halla separada de las Tierras Altas Orientales por las llanuras del Orinoco, del Amazonas y las del sistema fluvial del río Paraguay- Paraná (llanos de Mamoré, el Gran Chaco y la Pampa) (el lexema  cordillera se deriva de  cordel ).
             La cordillera de los Andes es un fenómeno geológico relativamente joven de solo cincuenta millones de años, sin embargo las Tierras Altas Orientales tienen en todo caso más de cien millones de años: las capas de piedra arenisca cuentan unos cientocincuenta millones, las capas de diabasa (Grünsteinschiefer) son lavas que acusan unos trescientos millones, mientras que los esquistos(Schiefer) cristalinos y los granitos suben de cuatrocientos  millones de años. Las grandes llanuras obviamente son más jóvenes pues se componen de aluviones depositados en el transcurso de los siglos.  Las
características orográficas expuestas guardan íntima relación con la estructura del litoral y el sitema hidrográfico, temas que se presentarán después del análisis orográfico y geomorfológico.

                            1.3.1. LA CORDILLERA DE LOS ANDES.

          Una comparación entre las cordilleras occidentales de América del Norte y de América del Sur permite establecer que la cordillera andina es más angosta pero considerablemente más alta que los Montes Rocallosos(Rocosos o Roqueños) de la América del Norte. Los pasos cordilleranos andinos están
situados generalmente sobre los tres mil metros, precisamente donde más se les necesita. Que los pasos andinos a la altura del paraleb 40° latitud sur no tengan más de mil metros, tiene poca utilidad pues allí se les necesita mucho menos que en las regiones más septentrionales, por ejemplo, entre Santiago de
Chile y Mendoza, donde los pasos alcanzan alturas tres veces más altas a los  pies del monte Aconcagua (7.000 m), la montaña más alta de América.
         Aunque la cordillera de los Andes es más angosta que los Rocallosos, no  debemos hablar de una sola cadena pues está compuesta de varias cadenas paralelas.  Se trata de un sistema de plegamientos interrumpidos por fosas  tectónicas o corredores de hundimiento que alcanzan por lo menos unos
cuatrocientos kilómetros de ancho con un máximum de ochocientos en Bolivia. En Colombia y Venezuela, las cadenas se abren en forma digital y permitieron que se desarrollasen los cursos del  río Cauca y del Magdalena.  El dígito, cadena o brazo oriental, se extiende en el sentido de los paralelos por el norte
de Venezuela.
         En la cordillera de los Andes a la altura del trópico de Capricornio,  llama la atención que el desnivel de la corteza terrestre alcance proporciones  colosales: entre la cumbre del Llullaillaco(6.723 m) y la fosa submarina de Atacama (8.066 m de profundidad), a tan solo 300 km de distancia la corteza terrestre presenta un desnivel de 14.800 m, desnivel no superado en parte  alguna del globo terráqueo a tan corta distancia.
          En relación con el volcanismo andino conviene indicar que los volcanes no se distribuyen a lo largo de toda la cordillera como se cree generalmente  pues hay concretamente tres grandes regiones de volcanes activos. La primera se ubica en el sur de Colombia y en el Ecuador, la segunda en el
centro y sur del Perú y en la frontera chileno-boliviana. La tercera corresponde  al centro sur de Chile desde el paraleo 34° hasta el 47° latitud sur. Más de 50 volcanes, algunos de 6.000 m se encuentran en esta región. Muchos de ellos han sido olvidados o tomados por simples montes. Hay en el siglo XX dos
ejemplos dignos de mención : (1) La erupción andina en 1932 del Quizapú, en el sudeste de Talca (Chile), que constituyó uno de los fenómenos explosivos más imponentes de la época moderna .Afortunadamente, dadas las condiciones desérticas del lugar, no hubo que lamentar víctimas humanas. En la atmósfera
quedó flotando un espeso manto de cenizas; los vientos se encargaron de  llevarlas hasta el Atlántico, cubriendo el suelo sudamericano de una capa de un polvo volcánico que sorprendió a los habitantes pues daba la impresión de una ligera nevada.(2)   En 1972 el monte San Valentín (4.058 m), registrado en
los mapas como simple montaña, sufrió una erupción espectacular sin graves consecuencias poblacionales debido a que en el paralelo 47° la densidad demográfica es mínima.

          Respecto a la erosión en el sistema andino hay que señalar que está estrechamente relacionada con las diversas zonas climáticas. Es por esto que debemos indicar primero los Andes meridonales que se vieron atacados masivamente por los glaciares del último periodo glacial. Los fiordos del sur de Chile son testimonio de esto pues el ventisquero (glaciar) de San Rafael en el paralelo 46° 30' es el único del mundo que termina en pleno océano tan cerca del ecuador.

          Otro vestigio de aquella época glacial consiste en eI CAMPO DE HIELO,  que se extiende entre el paralelo 47° y el 51°, es decir, aproximadamente entre el volcán San Valentin y las Torres de Paine. El campo de hielo tiene un largo  de unos 400 km por 50 km de ancho, su superficie alcanza 13.500 km2, su  espesor no es inferior a 300 m y su altitud es de un promedio de 1.500 m. Ultimamente han surgido dificultades entre Chile y Argentina al pretenderse precisar el trazado de la línea fronteriza sobre este campo de hielo. Para poder aquilatar esta masa de hielo  basta con recordar que su superficie es 2/3 del estado libre de Sajonia.

       Los glaciares son un fenómeno desconocido para los habitantes de las tierras andinas pues al norte del paralelo 39° latitud sur, estos ventisqueros  permanecen en el ámbito de las altas cumbres (cimas) y no constituyen un factor erosional de importancia. Los glaciares andinos más grandes no
alcanzan a figurar ni siquiera en el 30° lugar de los glaciares más importantes del orbe.

        La erosión en los Andes es en segundo lugar de carácter eólico y térmico pues una diagonal de desiertos de piedra los atraviesa desde la Patagonia occidental, pasando por el noroeste de Argentina, el norte de Chile, el suroeste de Bolivia y las costas peruanas, para rematar en las costas septentrionales del golfo de Guayaquil. Humboldt quedó sorprendido al encontrarse con la primera porción septentrional de esta diagonal desértica en el Perú y Ecuador. En el norte de Chile está el centro de esta diagonal desértica pues aquí se halla el desierto de Atacama, el desierto  más seco de este planeta puesto que en sus áreas centrales no se ha registrado lluvia alguna.

         La erosión andina es en tercer lugar primordialmente fluvial y pluvial pues,  partiendo hacia el norte desde Bolivia oriental, comienzan a aumentar en los Andes las precipitaciones de modo que los valles de dimensiones gigantes que separan los diversos cordones (cadenas) andinos aparecen cubiertos de bosques  tropicales y de la vegetación de los diversos pisos climáticos.
 
           En cuarto lugar,  hay que mencionar las llanuras de montaña que son numerosas tanto en Venezuela, como en Colombia, Ecuador y Perú. Estas llanuras sin embargo se ensanchan,  tanto en Bolivia, Chile septentrional como en Argentina noroccidental, y se presentan en forma de un altiplano o mesetas conocidas aquí como PUNAS:  la puna de Atacama en Chile,  la altiplanicie o puna de Bolivia, la puna salteña de Argentina, etc. Los bolivianos hablan de la  PUNA BRAVA a partir de los 5.000 m. debido al soroche, la aridez, los contrastes térmicos diurnos, etc.
 
          Revisando los elementos y factores que plasmaron la superficie andina,  se podrá colegir(inferir) que el resultado es complejo y multifacético. Es la razón  por la cual los Andes ofrecen contrastes imposibles de encontrar en la trayectoria  de los Alpes pues esta cadena se extiende en la dirección de los paralelos y los Andes corren predominantemente en la dirección de los meridianos.

                1.3.2  LAS TIERRAS ALTAS ORIENTALES DE SUDAMERICA.

          Resulta provechoso presentar un aspecto geológico antes del aspecto  geomorfológico en relación con el divortium acuarum o divisoria de las aguas.
          Los macizos y demás tierras altas orientales se extienden todas sobre una base continental de roca cristalina. Si en la costa del Atlántico las sierras  brasileñas constituyen una cuesta (sierra) o escarpa, en el interior del continente  las tierras altas aparecen como rocas sedimentarias
(Sedimentgestein) , que descansan sobre el zócalo cristalino mencionado. Es el caso de la meseta del Mato Grosso con una altitud media de unos 400 metros.
          En la Patagonia árida se han podido conservar incólumes (intactos) los  granitos (roca primitiva muy dura compuesta de feldespato(cuarzo y mica)  y los gneis(roca pizarrosa de composición granítica). Estas rocas sin embargo  se descomponen en los trópicos donde las tierras altas son de piedra arenisca
sedimentada. Entre tales tierras altas se halla la diabasa (lava), cuyos cantos forman las cornisas por las que se precipitan las corrientes fluviales. Estamos refiriéndonos entre otras a las cataratas del Iguazú (70 m de elevación), situadas en el canto meridional de la meseta de Paraná, que es, sin duda alguna,  el campo de lava más grande del mundo. 

          Observando la distribución de las cumbres(cimas) de las tierras altas orientales del Brasil, estaremos de acuerdo en decir que estas se ubican todas  cerca de la costa atlántica, donde alcanzan los tres mil metros: Agulhas Negras (2.787 m), son tres picos que corresponden a tres antiguos volcanes que tienen  todavía sus cráteres, sus eflorescencias de azufre y fuentes sulfurosas. Están  ubicados en el oeste de Rio de Janeiro en el macizo de ltatiaya, que forma parte de la sierra de Mantiqueira.

         Desde las sierras orientales del Brasil, llamadas también "cuchillas" en el sur, corren los ríos antes que nada en dirección occidental para en seguida cambiar de rumbo y dirigirse hacia el norte (río San Francisco) o hacia el sur (río Paraná), los que finalmente se desvían hacia el este para desembocar en el Atlántico. Si el rio Raraná se precipita por diversas cataratas, el río San Francisco se precipita desde el canto de diabasa formando las cascadas de Paulo Alfonso, de 80 m de elevación y a 200 km del Atlántico. Estas cascadas lógicamente han sido aprovechadas por el Brasil para producir
 medio millón de kW.

                1.3.3.    LAS LLANURAS DE LA AMERICA DEL SUR.

        Las llanuras de base sudamericanas son todas de carácter aluvional y abarcan menos espacio que las tierras altas y no se encuentran comunicadas entre sí, como supone el observador superficial. Al pensar en la llanura del Orinoco, los llanos del Orinoco, debemos puntualizar que se encuentran separadas de la llanura del Amazonas por una cadena de tierras altas de unos 900 m en el sureste de Colombia así como por el macizo de las Guayanas. La llanura del Amazonas está igualmente casi separada del Atlántico. Su comunicación con las llanuras del Gran Chaco y de la Pampa en las inmediaciones orientales de los Andes se efectúa  elevándose a unos 500 m en los llanos de Mamoré y llanos de Chiquitos.
        Aquellos que piensen en planicies litorales de grandes proporciones como la llanura norteeuropea, deberán aceptar que no existen en la América del Sur, puesto que las tierras bajas en la desembocadura del Río de Ia Plata se elevan a medida que avanzamos por la costa hacia la Patagonia o hacia el Brasil.

                1.4. COSTAS Y PUERTOS.

        Al comparar la costa occidental sudamericana con la costa occidental- -norteamericana,  sorprende la similitud( semejanza) de ciertos fenómenos que  se dan no  solo en las costas mismas sino también en las regiones inmediatas.  Llama la atención, en primer lugar, la existencia de los fiordos y de los bosques  fríos lluviosos en ambos extremos del continente: Alaska y Canadá occidental,  por una parte, y  luego en el sur, el Chile Austral y Patagónico. En segundo lugar, deben citarse los valles longitudinales de California y de Chile Central, ambos dotados de sendos climas mediterráneos. En tercer lugar, hay que mencionar una zona árida diagonal que abarca la Baja California Norte y el norte de México. Esta zona árida se repite en la costa peruana y en la costa de Chile del Norte. En 4° lugar,  pueden indicarse las mesetas de México como  un contrapunto de las del Perú y Bolivia. Finalmente debemos conceder, sin embargo, que las excelentes bahías de la costa norteamericana occidental no existen en la costa sudamericana=   puertos como Vancouver o San Francisco  no pueden compararse con puertos geográficamente tan desamparados como El Callao o Valparaíso.
 
       En general hay que aceptar que las costas de América del Sur son parejas y esto resalta obviamente si las comparamos con las costas del mundo  antillano y centroamericano. Es un hecho general, no obstante, que caracteriza a toda la América Latina, que falten puertos en todo el sentido de la palabra, es decir, aquellos donde los barcos atraquen a los muelles, tal como en Génova,  Barcelona, Londres o Hamburgo. La mayoría de los puertos latinoamericanos son, a decir verdad, nada más que simples radas donde fondean los barcos. Las mercancías y los pasajeros deben ser transportados en botes o lanchones antes de tocar tierra. La costa chilena es un buen ejemplo para esta realidad. Valparaíso es un puerto artificia1, cuyos muelles evidencian el subdesarrollo latinoamericano. Mientras atraca una docena de barcos a sus muelles, los demás navíos tienen que esperar en la rada (rada significa ensenada o  bahía y viene del francés rade y del anglosajón rad ).

           Las enormes bahías que se ven en el mapa de Argentina son de hecho bahías tan gigantes que terminan por ser inútiles: nos estamos refiriendo a los golfos de San Matías y de San Jorge. Puertos como Buenos Aires son en un 100% artificiales, de tal modo que, si las dragas interrumpen su labor, el puerto  se llena de lodo (légamo) arrastrado por el Río de La Plata. Es indudable, por cierto, que tanta desgracia y calamidad portuarias tienen sus excepciones=  el  puerto de Rio de Janeiro es uno de los mejores del mundo, la ciudad misma  posiblemente sea la más bella del globo terráqueo pero todo esto se torna problemático si se enfoca su papel en relación con el hinterland y los demás
estados del Brasil. 

                2.        ASPECTOS CLIMATICOS, DE LA VEGETACION Y DE LA FAUNA.
 
      Es necesario hacer algunas indicaciones generales acerca del clima y manto o cobertura vegetal de la América Latina antes de analizar prolijamente el escalonamiento climático tan típico de la zona tropical latinoamericana.

                2.1. Apreciaciones de orden climático.

            En primer lugar, conviene que los europeos se informen sobre las características del frío en la Tierra del Fuego. Esta región tiene una reputación  relativamente mala en relación con el clima, pero conviene poner de relieve que en plena provincia de Magallanes (Chile), al sur del paralelo 50° de latitud sur, los días y noches invernales no son fríos, es decir, no son más fríos que en el Canadá pues el mes más frío tiene una temperatura media superior a los cero grados, no solo en el puerto chileno de Punta Arenas, sino también en el puerto  argentino de Ushuaia, situado 250 km más hacia el sur en el canal de Beagle (Cf. con Berlín o Estocolmo). El mes más caliente, sin embargo, tiene una  temperatura media inferior a los 10° Celsius y las temperaturas extremas que hace treinta años no pasaban de l5°, actualmente han subido a 18°. La moderación del invierno y del verano está en relaci6n directa con la influencia patente de ambos océanos. Lo que hace ODIOSA la estancia en estas regiones es el
VIENTO,  las continuas Iluvias y la escasa insolación (Sonneneinstrahlung). Es lamentable que tanto el chileno como el argentino sientan aversión por estas tierras, tanto más cuanto que en la ahora hermosa Ushuaia había antaño un presidio y, en las is!as chilenas, se instalaron campos de concentración durante la dictadura.

         En segundo lugar, conviene que el mundo sepa que en América Latina no hace un calor desconocido por los europeos. Nada más peregrino que esta suposiciön. Las temperaturas verdaderamente altas son muy raras en esta región. Tan solo en la desembocadura del río Colorado en México, se pueden contar
temperaturas por sobre los  43,5° C en un lapso que va de quince a veintinueve  días. Fuera de la región citada, las temperaturas anotadas sólo son posibles con una frecuencia inferior a los quince dias y esto ocurre en el noreste de México así como en el norte de Argentina y en eI suroeste del Paraguay.

         En tercer lugar, otra suposición o creencia sobre los climas tropicales muy arraigada entre los habitantes de las zonas templadas consiste en creer que los  valores térmicos máximos se agolpan en el transcurso de algunos meses= esto es falso.  Si los climas tropicales clásicos de América y muy en especial los antillanos poseen medias térmicas menores en el invierno astronómico, no es porque desciendan los valores térmicos máximos en dichos meses, sino que  tan solo porque descienden los valores térmicos mínimos, produciendo este  factor el descenso de la media mensual en el invierno (Cf. los hielitos de  Maracaibo, por ejemplo, significa que de un promedio de 34° se baja algunos
 días a un promedio de 22° Celsius).
 
           En cuarto lugar, comprobamos que en las costas occidentales los climas  se suceden en forma análoga desde los polos hacia el ecuador. Después de los fiordos y de los bosques lluviosos fríos, nos vamos a internar en los climas mediterráneos de los valles longitudinales de California y de Chile Central  respectivamente. La única diferencia entre ambos radica en el hecho de que  el valle chileno queda más alto, por lo tanto,  resulta más fresco en los veranos  que el valle de California. A continuaci6n comienzan las regiones semiáridas y áridas alrededor de los 30°  de latitud que se transforman en desiertos en dirección del ecuador. Sin embargo, en el hemisferio norte solo alcanzan hasta los 20°  N  de la costa mexicana,  mientras que en el hemisferio sur se extienden hasta casi el ecuador mismo. La costa occidental  restante,  de México a Ecuador es en general húmeda y se muestra cubierta de sabanas húmedas o de  bosques tropicales.

         En quinto lugar, conviene indicar que en la costa oriental de América  Latina predomina el clima cálido y húmedo  pues acusa (zeigt) una alta pluviosidad desde México a Buenos Aires. En Tampico(México) es de un metro anual, en San Juan del Norte(Nicaragua) llega a seis metros al año, en Colón (Panamá) es de dos metros, tal como en Georgetown (Guiana) o Belem (Brasil septentrional)   y en Buenos Aires vuelve a ser de un metro anual. Exceptúase lamentablemente

          (1)   el nororiente del Brasil (la caatinga o sabana espinosa),
          (2)  las islas de Barlovento en sus laderas occidentales,
          (3)  las islas de las Antillas holandesas Occidentales y
          (4)  las costas adyacentes de la América del Sur,
                es decir, la región litoral de Colombia y Venezuela.

         Estas excepciones a la regla, no solo dejan asombrados a los europeos sino resultan extrañas al común de los latinoamericanos. En el caso de la caatinga,  los geógrafos y dimatólogos se esfuerzan sin cesar por establecer una norma  predictiva en las anárquicas fases de una sequía que produce la muerte de  centenares de miles de labradores cada vez que se presenta.  Con respecto al  calor que se supone reina en el interior del Brasil, este no pasa de ser una leyenda pues las tierras altas se hallan a una altitud media de 500 m.s.n.m. Al sur de Buenos Aires, se registran veranos más frescos e inviernos más
calientes que en el resto de las costas orientales a latitudes semejantes en este planeta. Entre Bahía Blanca y el estrecho de Magallanes el desierto pedregoso de la Patagonia llega al océano mismo y solo los pozos de petróleo  en Comodoro Rivadavia lo han transformado en un sitio digno  de ser poblado.

            En sexto lugar, debe considerarse la amplitud media anual para apreciar  el cuadro climático de América Latina. Contrariamente a lo que se piensa en Europa, las amplitudes máximas no se alcanzan en la región magallánica  (50° de latitud comparable a Berlín) sino en el noroeste de la Argentina o en el
centro septentrional de México. A manera de ejemplo presentamos las estaciones climáticas de la ciudad de San Juan (Argentina) y de la ciudad de  Chihuahua(México), ambas situadas entre 1.000 y 1.500 m. En San Juan el mes de julio tiene una media de 8°  y el de enero una media de 25° de lo que resulta una amplitud media de 17°  semejante a la de Chihuahua. Estas amplitudes anuales son bastante más reducidas que las de Berlín o Roma. La razón por la cual las amplitudes máximas de los EE.UU y del Canadá no se  dan en Magallanes se debe a la influencia moderadora de los océanos Pacifico
 y Atlántico en el cono sur de América.

             En séptimo lugar considérese aquella afirmación que sostiene que las tres cuartas partes de la América del Sur y la mayor parte de América Central  y de las Antillas quedan en la zona tropical. Dicho juicio es perjudicial y peligroso pues se cree que los climas tropicales son INSALUBRES y que los climas tropicales son todos más o menos iguales. De hecho la variedad entre los climas tropicales es tan grande como entre los diversos climas templados.  Piénsese meramente en

            (1) el desierto frío y nuboso de la costa del Perú,
            (2) en el clima caliente y lluvioso de las Guayanas,
            (3) en el clima cálido y seco de la costa del Caribe
                 en Venezuela occidental y Colombia centro-oriental, y
           (4) en el noreste del Brasil (en los estados de Ceará, Paraiba,
                Pernambuco,  Piaui y Bahia).
 
            En octavo lugar, ya hemos anotado que las temperaturas máximas no se registran en la zona tropical de la América Latina, sino en las zonas de transición  entre la zona tropical y la zona templada, ya sea norte o sur. Esta suposición errónea de que las temperaturas máximas se dan en la zona tropical procede de los efectos de la humedad de ciertos lugares tropicales y debido al alto promedio térmico anual así como a la falta de una estación propiamente fría en dichos lugares.  El alto promedio térmico anual de Maracaibo, por ejemplo,  que es, de por sí, eI más alto de América Latina pues alcanza los 28° (enero 27° y agosto 29°) , hace que la gente olvide que estas son temperaturas agradables  cuando la humedad es inferior al 50% y cuando en las noches la temperatura  baja entre 10°  y 20° ,  permitiendo un descanso reparador como en otros lugares del planeta. Tanto Maracaibo como Santiago de Cuba o San Juan de Nicaragua se consideran como el mismísimo horno del planeta, antes bien por la agobiante
humedad, que enerva y ahuyenta al europeo, quien añora la estación fría tipo  europeo y el frescor de las noches. Temperaturas promedio inferiores lógicamente se presentan en otros lugares de Nicaragua,  país donde llueve constantemente en el este,  mientras que en el oeste se perfila claramente una doble estación seca llamada verano (de diciembre a abril) pero veranillo  (en agosto) y una estaci6n húmeda llamada invierno. Cabe destacar que el verano nicaragüense corresponde a los meses de invierno en eI misrno hemisferio septentrional o boreal. La ausencia de una estación fría corresponde a las características de los climas tropicales.  EI europeo, el californiano o el chileno  están acostumbrados a cortos períodos de humedad sofocante pero no están de  ninguna manera preparados para soportar una humedad cálida y constante a través del año y los efectos de esta hurnedad se hacen sentir en su metabolismo si permanece varios meses en estas áreas prescindiendo del aire acondicionado=
 se le inflama la piel y se llena de carbunclos hasta perder el exceso de grasas.
 

                2.2. EL MANTO VEGETAL Y FAUNA DE LA AMERICA LATINA.
 

           Al comparar la cubierta vegetal de la América Latina con aquella de  la superficie africana, deberá aceptarse que la zonación climático-vegetal  tan sencilla que se da en Africa,  semejante a fajas horizontales en el sentido de los meridianos, aparece en América Latina trastornada tanto en América
 del Sur como en América Central,  las Antillas y en las regiones mexicanas.

               2.2.1. La selva tropical lluviosa.

            Es necesario  subrayar que la zona tropical latinoamericana es la que contiene el mayor porcentaje de selvas ecuatoriales lluviosas, cuando se la compara con la africana o asiática. La selva ecuatorial o tropical lluviosa  está compuesta de árboles de troncos macizos que suelen alcanzar una altura de cincuenta metros. Las ramas de 105 diversos especímenes se entrelazan entre sí, sus hojas son perennes, coriáceas, brillantes e impiden el paso del sol hacia los pisos inferiores de la selva.

           Las especies típicas de este fenómeno de la vegetación son los siguientes=  el árbol del caucho (hevea brasiliensis), las diversas variedades de  ficus, las palmeras, los bambúes, las epífitas, las malváceas (entre ellas el árbol  del cacao),  las cecropias( moráceas),  los mangles,  los árboles de maderas preciosas como el caobo (el mahagoni), el palisandro, el  palorrosa, etc. Muchas de estas especies  son productoras de resinas, ceras, curtiembres, fibras, sustancias aromáticas o  producen frutos como la inmensa nuez o castaña de Pará, tan procurada y apreciada por los europeos y norteamericanos. Hay inmensos castañares en la región amazónica de donde es nativo el castaño. Estos árboles adquieren grandes proporciones y sus frutos sirven para la elaboración de sabrosos dulces  y su aceite es finísimo. Otro árbol valioso es el abioraná, cuya savia es el chicle  que se usa mucho en los Estados Unidos y en Europa preparado en pastillas y bombones para mascar. Del abioraná se extrae asimismo la gutapercha. No debe olvidarse por último el cocotero o babassú nativo cuyos cocos se rompen para extraer las almendras que se exportan a Europa en donde se las utiliza para fabricar aceite, grasa, manteca, queso, jabón, etc. La cáscara es un valiosísimo combustible.

       La fauna es rica en insectos, peces y pájaros pero es menos rica en mamíferos,  pues no hay mamíferos mayores aparte del  tapir,  jaguar(la onza, oso hormiguero,  pecarí,  perezoso así como diversos monos de tamaño medio. Uno de los mayores mamíferos es el manatí o vaca fluvial del Amazonas, animal  que crece hasta cinco metros. Es un mamífero lento, pesado y con una aleta  caudal ancha y redondeada.Vive de plantas ribereñas y se le deja en las  represas pues elimina las plantas acuáticas. En el Amazonas tambien vive el  pez de agua dulce más grande del mundo= el pirarucu. Mide dos metros y sirve de alimento a todo el mundo. Se le arponea y caza con lanzas. Para mantener su carne se le ahuma envuelto en hojas. No se puede olvidar a la  piraña, el más famoso de los peces del Amazonas que también existe en el río Paraguay.  La piraña es un pez de solo 30 cm y cara de perro bulldog.
Su maxilar inferior es protuberante. Por su fama de asesina  más de una expedición ha venido al Amazonas para filmar a 500 de estas bestias devorando en 5 minutos un cerdo de 200 kilos, dejando los huesos pelados. Los dientes triangulares de la piraña ajustan perfectamente y son más afilados que una hoja de afeitar. En el río Paraguay los pescadores no las desdeñan y las pescan para secarlas y ahumarlas.
      Enormes son, así mismo, los ofidios(culebras/serpientes) como la anaconda,  que es la más impresionante de las culebras americanas. Crece hasta ocho metros. Prefiere el agua y se deja llevar por la corriente mientras caza.. Se puede mantener largo rato en el fondo del río y es capaz de luchar dos días con un caimán hasta salir victoriosa. Las historias llenas de horror son numerosas pero solo ataca por error a los seres humanos. Los cazadores de anacondas se dejan enlazar por la anaconda para capturarla mejor. Junto a la anaconda hay que citar a la boa, que es una de las culebras más hermosas. Algunos capataces la toleran en la plantación como animal doméstico pues elimina los ratones
que con las termitas y mosquitos son más dañinos que cualquier otro animal salvaje.

       Por último han de mencionarse los reptiles anfibios del orden de los  cocodrilinos. En América existe la familia de los aligatóridos, compuesta por los aligatores, los caimanes y los yacarés o caimanes negros. Esta familia americana tiene el hocico más ancho y corto que el verdadero cocodrilo, además tiene otra disposición de los dientes. El caimán (alteración de la voz caribe acayouman) es un cocodrilo fluviolacustre de América Central, las Antillas  y América Meridional  que puede alcanzar 6 metros. Los yacarés ( voz guaraní ) viven en el Amazonas y en el Paraná. Tanto caimanes como yacarés se extienden por los ríos americanos y antillanos también fuera de la selva tropical lluviosa mientras las condiciones climáticas le sean favorables.

        La selva ecuatorial o tropical lluviosa se expande en México desde el trópico de Cáncer por la costa oriental hacia el sureste de México, por el este de Guatemala, por el norte y el este de Honduras,  por el centro oriental de Nicaragua,  por el oriente de Costa Rica y por la vertiente(Abfall/Abhang) septentrional de Panamá. Se le halla también en el sur de Cuba y en el este  de la isia de Santo Domingo así como en algunas regiones de Puerto Rico, en las islas de Sotavento y en las laderas orientales de las islas de Barlovento.

       Contrariamente a lo que se cree, cubre solo el 50% del Brasil, porcentaje que va descendiendo de día en día. En Venezuela se  encuentra en el sur y en Colombia en general al sur del río Guaviare en las áreas sudorientales. En el Perú y en Bolivia, se desarrolla en el este donde cubre los valles profundos de la cordillera de los Andes desde los 1.000 hasta los 2.500 m y donde se la denomina la montaña (en el Perú) pero en Bolivia constituye el fenómeno de las yungas, étimo quechua con que se designan los valles orientales de la cordillera Real , orientados hacia el norte y cubiertos de un bosque tropical de altitud, alimentado por lluvias tibias del Atlántico. Con la altitud creciente este bosque se degrada en bambúes espinosos (3.400 m) pero en su base es el bosque ecuatorial lujuriante. Las principales yungas son las de La Paz,  de Sucre y de Cochabamba. Climáticamente se ubican en la tierra templada y por esto se les aprovecha para producir plátanos, café, cítricos y coca.
 
         Para recapitular es necesario destacar que la selva tropical lluviosa no se extiende por las costas caribeñas centroorientales de Colombia y occidentales de Venezuela,  pero sí en la costa colombiana del Pacifico, en la costa del Ecuador hasta la altura de Loja, donde se imbrica (ineinandergreifen) con las
 sabanas y semidesierto que avanza desde el sur por la costa del Pacífico hasta las inmediaciones de Guayaquil.

         Completamos el cuadro de la selva tropical lluviosa con una visión  interna de este fenómeno:

......después de mediodía eI aire se hace pesado y el calor y la tensión eléctrica de la atmósfera resultan abrumantes. No hay hoja que se mueva pues están lacias y las flores dejan caer sus pétalos. Cesan las voces de aves y mamíferos.  El cielo se pone amarullo y nubarrones azul negruzcos se alzan en el horizonte. tanto descienden que parecen tocar las copas de los árboles. De repente brilla un rayo enceguecedor que ilumina las nubes siniestras y el fragor de los  truenos pone fin al silencio opresor. El rugido de un viento violento invade la selva y encrespa la superficie de los ríos. El mundo parece hundirse pues el sol ha sido borrado del cielo. Solo hay penumbra, rayos zigzagueantes y truenos ensordecedores. Después de caer los primeros goterones pesadamente sobre  las hojas, caen avalanchas de agua que apenas permiten ver los objetos más  cercanos. La tormenta se despliega aullando y estremece al bosque, castigándolo con furia. Parece quitarnos la respiración y enloquecernos los sentidos. Arranca árboles en vilo y los lanza lejos. Algunos troncos se vienen a tierra y caen ramas que se incrustan en el suelo pantanoso. El bosque  tropical se ha convertido en un peligro mortal para todo aquel que no haya alcanzado un claro y que haya permanecido en los botes. El mundo parece haberse transformado en una catarata retumbante. Afortunadamente estas tormentas son breves y una vez terminadas, dejan montones de pétalos, hojas  y ramas caídas por todas partes.  La vida en la selva se reinicia, mientras gotean aun las hojas y los insectos  arrastrados por el agua se reubican ceremoniosamente. Resulta increíble como algunas frágiles plantas permanecen  intactas ante un bombardeo tan terrífico y lo que es más asombroso, grandes mariposas de 10 ó 15 cm emergen inmaculadas cuando con solo rozarlas quedarían marcadas.
       A la mañana siguiente el sol se eleva otra vez en un cielo sin nubes y cierra el ciclo de primavera,  verano y otoño en un solo día ecuatorial. En esta zona  todos los días son análogos a este, durante todo el año. Nunca es primavera, verano ni otoño pero cada día es una combinación de las tres estaciones.
   Bajo Ia influencia del calor y la humedad abundantes, la vida vegetal es más profusa en la selva  tropical lluviosa  que en ninguna otra parte del mundo. Todas estas regiones de tierra baja,  regadas por  chubascos diarios durante la mayor parte del año están cubiertas de un denso bosque de árboles de hoja ancha y perenne que se convierte en impenetrable selva lo largo de las corrientes de agua. Entre los árboles, y llegando a veces casi a ocultarlos, crece una abigarrada profusión de vegetación más pequeña entre la cual se cuentan arbustos, flores y plantas trepadores. Es especialmente  común la abundancia de plantas parásitas entre las cuales figuran muchas de flores multicolores y los helechos ( Farn ) caen como penachos de plumas  (Federbusch) desde la mayoría de las ramas de los árboles más altos, pasando de uno a otro y formando una red inextrincable( unentwirrbar ). Tan inextrincable es esta red que el explorador tropieza con dificultades para  distinguir las diferentes partes de una planta confundiendo a menudo hojas, flores y frutos de diferentes especies.  En las ramas de los árboles chillan y juegan los monos, bandadas (Schwarm) de guacamayos de cuerpo rojo, alas azules o amarillas, tucanes multicolores, loros y cotorras de bullicioso parloteo, colibríes pequeños como una avispa y de intenso movimiento de sus alas, mantienen en las copas de los árboles una conversación que solo  termina con la noche. Grandes mariposas de hermosísimos colores van de flor en flor, chupando néctar y distribuyendo polen.  En la noche los rugidos de las fieras hambrientas atruenan en el espacio, mientras huyen despavoridos jabalíes y tapires,.......

                                2.2.2. El bosque  tropical caducifolio

            Este fenómeno de la vegetación secunda la selva tropical lluviosa y está compuesto por árboles de hoja perenne pero especialmente por árboles de hojas caducas, es decir, por especies que pierden todas sus hojas de una sola vez.  La diversidad dendrológica es muy superior a aquella de la selva tropical lluviosa. Este tipo de bosque se extiende por el centro y suroeste de México y América  Central,  islas de Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico, así como por el sureste del Brasil donde se combina con las araucarias. A medida que la selva tropical lluviosa asciende hacia las alturas andinas, comienza a registrarse este tipo de bosque tropical de hoja caduca.

     Como hemos visto, la típica selva ecuatorial lluviosa se va degradando para convertirse en un bosque semicaducifolio el cual a su vez se degrada  convirtiéndose en matorrales y áreas áridas espinosas, ya sea en el sentido de la latitud como al aumentar en altitud. La clasificación de la vegetación dificulta en algunos casos la ubicación certera de los representantes de la fauna. Esto corresponde,  por ejemplo,  al felino americano, eI puma,  ya que vive desde el norte de la Patagonia hasta en los  montes Rocallosos. El puma tiene aproximadamente un metro de largo, unos  65 cm de alto y es de color pardo oscuro. Se encuentra en los bosques fríos  Iluviosos de Chile y Argentina. Como la voz  puma es un étimo quechua se puede colegir(inferir) que es típico del área ocupada por el antiguo imperio inca, amén de las otras mencionadas. El hecho de que en América del Norte se le llame león o pantera de las montañas es un indicio para ubicarlo en los bosques tropicales y subtropicales de hojas caducas,  lo cual no excluye que se le encuentre también en América Central en los bosques tropicales lluviosos. En vista de que se le considera como un temible enemigo de los caballos y del ganado lanar, se le da caza sin piedad, corriendo el peligro de ser extinguido.

                2.2.3. Sabanas y praderas de la zona tropical y zona templada.

        La transición de los bosques aludidos hacia las sabanas y praderas presenta  incuestionablemente diversos prototipos entre los que enumeraremos
      (1) las sabanas húmedas del Brasil, llamadas campo cerrado y mato grosso (Busch);
      (2)las sabanas húmedas al norte y oeste del río Orinoco haste el río Guaviare.
      (3) las sabanas secas alsur del río Orinoco en Venezuela, asi como la
           llamada Sabana Grande en el sureste de Venezuela,
      (4) la sabana seca y espinosa o caatinga del Brasil
      (5) la sabana seca y espinosa del Gran Chaco,
      (6) la sabana seca de las Antillas Holandesas,
      (7) la sabana seca en las costas de Venezuela occidental y Colombia  nororiental y
      (8) la sabana seca en el golfo de Guayaquil (Ecuador).

        Desde hace siglos las sabanas y bosques tropicales del este del Paraguay han sido convertidas en yerbales cuyas hojas se conocen con el nombre de mate  o té del Paraguay  y estas constituyen una de las principales riquezas del país.

         En la zona templada sudamericana existe, al sur del Gran Chaco, una llanura
conocida como la PAMPA que tiene una altitud media de 600 m y se desarrolla
 entre los 28° a los 38° de latitud sur.

        La PAMPA se extiende por unos 1.000 km de norte a sur desde el río  Salado, afluente del Paraná, hasta el río Colorado, que la separa de la Patagonia.  Se extiende también por unos 1.000 km desde el Atlántico hasta el pie de la cordillera de los Andes. Desde la fachada atlántica hasta la vecindad andina anota (presenta) diferencias importantes= en la medida en que se avanza hacia el interior el clima templado degrada hacia el clima de estepa y ,en la parte con mayor influencia continental, degrada hacia un verdadero desierto que,  felizmente cubre un área pequeña. De este modo es posible distinguir la pampa húmeda cerca del océano, con una cubierta herbácea continua, tierna y jugosa, y una pampa seca en el interior (desde 500 km de la costa) con pastos ralos, secos y duros. La pampa húmeda se ha venido aprovechando para la ganadería y la agricultura. Los indios charrúas de las pampas obstaculizaron el progreso de los inmigrantes europeos y por esto se les exterminó. Sobrevivieron sin embargo los avestruces americanos que los indios guaraníes llamaban ñandú.
    Andrés Bello los describe así:
    el avestruz  americano habita las provincias argentinas de Salta, Tucumán, todo el Paraguay, las Ilanuras del Uruguay,  las pampas de Buenos Aires. Estas aves prefieren el campo raso a los bosques, y se asocian a veces en bandadas. Donde no se les molesta, se acercan a las habitaciones campestres y no huyen de las gentes de a pie; pero donde se acostumbra a darles caza, son muy ariscas.  Cuando el ñandú ha sido enlazado y atajado en su carrera, es necesario que el cazador se le acerque con precaución, pues tira coces capaces de quebrantar  las piedras. Cuando van a todo correr, llevan las alas tendidas hacia atrás, y mudan frecuentemente de dirección, abriendo una de ellas, con lo que ei viento  les ayuda a ejecutar rápidamente estas vueltas, que frustran los movimientos  del cazador. Cuando están tranquilos los ñandús, su porte es grave, su modo  de andar majestuoso.

        Esta llanura (la Pampa) es verde, llana y llana siempre. La puebla nuestro  ñandú,  el tucutuco, y la vizcacha. Este último roedor, algo más grande que una liebre, es odiado por el pampero que lo caza sin perdón, pues siembra de  hoyos y galerías subterráneas el suelo de los potreros. En las partes más desiertas de la Pampa, viven las perdices negras, grandes como gallinas, la  liebre pampeana y los armadilios de caparazón impenetrable (Gürteltier) y, en  la maleza de las pampas serranas, el puma de pelaje aleonado, la zorra y los perros salvajes, convertidos en enemigos del hombre. En las grandes lagunas  y encharcados se lucen los flamencos elegantes de blanca silueta, los cisnes de plumaje negro y pico rojo, los patos azulados, los ánades salvajes, los colimbos sin cola y de plumaje plateado (aves buceadoras). Cuando los cazadores se acercan a estas lagunas, el grito estridente del tero-tero, lanza  al espacio nubes de aves en rutilantes arabescos con sus plumajes de mil colores. En estas praderas ubérrimas y desoladas pacen las vacadas de la Argentina moderna y su número es tan enorme que si se pusieran en fila india,  podríamos dar cuatro vueltas al planeta.
        Las vacas son de toda variedad: hay manchadas de negro, de testuz fina,  nerviosas y henchidas de leche; rojas y pesadas, de cabeza imponente, chata y deforme; estadounidenses, inglesas y galesas. Estas son las reinas de la Pampa, libres y a la vez enclaustradas y víctimas fatales de Ia exportación a trozos en latas para alimento de la hambrienta Europa. En el campo argentino estas vacas se asan enteras. A diferencta del ganado chileno, el argentino permanece día y noche a cielo  raso,  tanto en invierno como en el verano y por esta razón es víctima en más de una oportunidad de los voraces incendios y sequías que castigan a los pastizales de la Pampa.

        Para recapitular,  indiquemos que más del 50% de Ia América Latina  está cubierta por sabanas, estepas y praderas, en lugar de estar cubierta por selvas como el común de los extranjeros se lo imagina. La estepa se diferencia de la sabana y de la pradera en que presenta trechos de tierra árida sin  vegetación alguna y trechos cubiertos de pastos.

                        2.2.4. El matorral de la zona templada.

          Una forma intermedia entre las sabanas y los bosques fríos lluviosos es el  matorral, constituido por arbustos o matorrales arbustivos que a!canzan unos  dos o tres metros, agrupados y separados por espacios ocupados por gramíneas  que se secan cuando cesan las iluvias. Era el paisaje clásico del valle de  California y del valle central de Chile, caracterizados por el clima mediterráneo. El matorral es también característico del sur de la Baja California donde presenta  un cuadro de aridez indiscutible.  Los mexicanos lo llaman chaparral.

         El matorral californiano se ha convertido en cultivos de cítricos, legumbres y viñedos. El matorral chileno se presenta en el centro de Chile entre los paralelos 33° y 38° ,  donde se habla del paisaje de parques pues su aridez es tolerable y no causa daños ya que se dispone de las aguas andinas. Las mejores tierras de este paisaje se han dedicado a los viñedos que producen vinos de calidad mundial.

                2.2.5. Las áreas semidesérticas: el desierto de Atacama.

         Estas áreas las hemos presentado en el sexto párrafo de la cordillera de los Andes y en el acápite 2.1.(quinto lugar). Aquí especificaremos eI punto de aridez máxima : el desierto de Atacama, el desierto más seco del globo  terráqueo con el récord de la sequedad absoluta.   Algunos geógrafos estiman que su límite sur es el valle de Copiapó (Chile) y que el límite norte llega al oasis de Tacna (Perú). Su límite occidental es el  océano Pacífico y su límite oriental la cordillera de los Andes.
         En la costa del Pacífico, se han registrado algunos centímetros de lluvia que guardan relación con la aparición de la corriente oceánica de El Niño. Por esta razón en Antofagasta ha habido lluvias repentinas las que han producido  derrumbes de tierras e inundaciones de barro arrastrado desde los cerros a la ciudad portuaria. En general la costa tiene una humedad relativa superior al desierto mismo: el puerto de Iquique posee una humedad relativa media de 80%. En toda la costa cae casi todas las noches, especialmente en el invierno una neblina espesa y mojadora, la camanchaca, que se origina por la corriente fría de Humboidt o del Peru,  que hace bajar la temperatura pero no logra producir  nubes y lluvias. El interior del desierto, sin embargo, no conoce lluvias y sus bordes orientales acusan en Calama una media de 48% de humedad.
           Si la costa del desierto de Atacama está generalmente cubierta de nubes, el interior las presenta con menor frecuencia. Las temperaturas en la costa son más uniformes que en el interior, que tiene mayores amplitudes diurnas  y estacionales. EI aire es muy seco. lo que permite ver el paisaje con claridad  a grandes distancias y provoca espejismos que los nortinos (chilenos del norte)  llaman mirajes. Bajo los claros cielos del interior, la rápida pérdida de la humedad en la noche y en el invierno lleva la temperatura hasta el punto de la congelación. En los Andes llueve en general  en verano y entonces las cumbres  de los cerros y volcanes más altos se cubren de nieve durante algunos meses. Estas aguas normalmente terminan por sumirse (hundirse) en el desierto de Atacama y toman un curso subterráneo para alimentar algunos oasis.
            Un solo río, un delgado hilo de agua, atraviesa este desierto: el río Loa. Allí donde sale de los Andes está ubicada la ciudad de Calama. Al atravesar  el desierto, este río se hunde en un canón o quebrada pero sus aguas son  insuficientes para abastecer poblamiento alguno. La boca del Loa no pudo  ser utilizada para ubicar un puerto pues el canón es demasiado estrecho como para servir de ruta hacia el interior. La porción del desierto de Atacama situada al norte del río Loa se llama Pampa del Tamarugal debido a la existencia del tamarugo, una especie de algarrobo, que se nutre de las  aguas subterráneas procedentes de los Andes.
            El desierto de Atacama no es un desierto arenoso sino pedregoso, de tierra  reseca que se extiende en tonos rojizos que cambian a veces al plomizo o varían bruscamente al rojo o verde, a veces intenso, debido a los minerales al descubierto en los cerros. El desierto contiene en sus depresiones (bolsones)  borateras (el bórax), salares, y capas de salitre en su superficie, las que trajeron riqueza a Chile desde 1879 hasta descubrir Alemania el salitre sintético durante la primera guerra mundia (1914).
            La altitud media del desierto de Atacama oscila entre los 1.000 m y los 2.500 m  pero hacia los Andes se eleva a más de 3.000 m,  de manera que en este caso se habla de la puna de Atacama, limitada en el oeste por la cordillera de Domeyko que atraviesa el desierto en el sentido de los meridianos. En la parte sudoccidental de esta cordillera se hallan las minas de cobre de Potrerillos y El Salvador, uno de los pilares de Ia economía chilena. En el sector oriental del desierto y al norte de la cordillera de Domeyko se halla la mina de cobre de Chuquicamata, la columna vertebral de la economía chilena del siglo XX. Está situada cerca del oasis de Calama que se alimenta del río Loa,  cuyas vertientes también se utilizan para el puerto de Antofagasta gracias a una tubería que atraviesa casi 300 km de desierto pedregoso.

                2.2.6. Los bosques fríos sudamericanos en Chile y Argentina meridional.
 
          En la región meridional de Chile y en las laderas orientales andinas  en Argentina a partir del paralelo 36° y hasta el 56°,  las lluvias son copiosas (ergiebig) y por esto los bosques son espesos. Se estima que casi las tres cuartas partes de este territorio está cubierto por bosques. En aquellas latitudes existen unas veinticinco especies de árboles, de los cuales veinte mantienen sus hojas perennemente y cinco las pierden durante el invierno. Abundan las coníferas como las araucarias, los cipreses, y el alerce  Hay que mencionar también elarce(Ahorn) y el raulí. En algunos sectores predominan las hayas(Buche), los maitenes, el roble, los arrayanes. Los maitenes son famosos por su larga duración, y se encuentran helechos y cañas o bambúes. Los robles ( nothofagos antártica ) son por su corpulencia los más bellos representantes de la flora austral. Es frecuente hallar magníficos ejemplares que sobrepasan en altura los diez metros con troncos de más de tres metros y medio de circunferencia. A medida que el bosque se extiende hacia la región magallánica y fueguina, este bosque comienza a crecer en forma tortuosa debido al exceso y potencia de los vientos llamados  bravos del oeste.   EI exceso de humedad es de por sí un problema  para su explotación.
 
          2.3. EL ESCALONAMIENTO TERMICO VERTICAL EN LOS  TROPICOS AMERICANOS.
 
         La cordillera de los Andes es un factor que trastorna en América del Sur todos los esquemas clásicos en relación con las zonas climáticas tradicionales que se dan en la distribuci6n horizontal de polo a polo sobre el globo terráqueo, es decir, aquella que consiste en =  la  zona tropical,    las zonas templadas y  y las zonas frías.   A su vez en América Central influyen en el clima horizontal las diversas tierras altas,   llamadas  cadenas costeras,    cordilleras centrales,   estribaciones secundarias,  etc. En México se habla del solevantamiento central a fin de no citar cada una de los formas de relieve mayor. En todas las montañas nombradas se presenta el clima de altitud escalonado  que  no se debe confundir con el clima de las zonas templadas,  zonas fríaso o zona tropical horizontales. El segundo descubridor de América,   Alejandro von Humboldt,  quedó fascinado de este escalonamiento vertical climático, apenas hubo observado (tiempo verbal de uso literario) los climas de La Guaira y de Caracas a finales de 1799. Aquel que experimente personalmente este cambio climático altitudinal  podrá sin duda alguna compartir plenamente este entusiasmo sentido por el joven científico después de que hubo ascendido 1.100 m hasta Caracas sin alejarse más de 15 km de La Guaira. Lamentablemente Humboldt habló de zonas verticales, expresión que lleva a confusiones con las zonas o fajas climáticas planetarias en el sentido horizontal. Por esta razón modernamente se prefiere hablar de    (1) pisos climáticos,      (2) escalones climáticos,    (3) escalonamiento térmico o de  (4)  alternación climático-hipsométrica en contraposición a la sucesión o alternación horizontal planetaria de los climas. Los diversos pisos climáticos altitudinales comienzan con la Tierra Caliente o Cálida, continúan con la Tierra templada,  la Tierra Fría, la Tierra Helada y la Tierra Nevada.
 
           2.3.1. El factor altitud en relación con el promedio o la media térmica anual. 

         Como en todo el mundo el ascenso vertical en la zona tropical afecta  notablemente la media térmica anual y debe saberse que por cada 100 metros de ascenso vertical se pierden aproximadamente 0,5°  Celsius de temperatura  promedio. Por esta razón la media anual de Guayaquil a 7 m es de 26° C
 y  la de Quito a 2.850 m es de 12° Celsius.  Si dividimos los 2.800 m por 0,5  obtendremos la cifra 14  veremos que cuadra aproximadamente con la norma expuesta. Por la misma razón se explica la diferencia de 13 grados entre  Maracaibo (10 m.s.n.m.) con una media de 28°  y  Bogotá (2.650 m) con una  media de 14,5°  C.  Otro ejemplo tenemos en  la diferencia de unos 11° entre la  media de Acapulco (0 m.s.n.m.) de 27°  y la de Ciudad de México (2.240 m)  de l5,6° C.   Finalmente presentamos la diferencia de 5 grados entre Rio de Janeiro (0 m) con una media de 23°  y Sao Paulo (880 m) con una media de 18°.
 
                2.3.2. EI factor altitud en relación con la amplitud térmica anual.

           Cuando se habla del escalonamiento climático en la América tropical, se piensa invariablemente en que los climas tropicales son más agradables a mayor altitud. Para evitar  apreciaciones falsas,  es conveniente recordar que la característica de los climas tropicales horizontales radica en la reducida
variación térmica anual. Así por ejemplo si en el ecuador la variación térmica anual es de muy pocos grados  (Cf.Guayaquil: tiene una amplitud media anual de 3° C  y en Iquitos, Perú, la diferencia es de 2,5° C ),  cerca de los trópicos solo se duplica o triplica a lo sumo.  Para ilustrar esta afirmación tomaremos la estación climática de La Habana donde eI promedio de la variación térmica anual no se mueve más allá' de los seis grados. Esta reducida amplitud térmica anual varía poco con el ascenso vertical y es por esto que las estaciones climáticas de Cochabamba (Bolivia) a 2.570 m,  Quito (Ecuador) a 2.850 metros  o  Ciudad de México a 2.240 m acusan una amplitud débil aunque sean inferiores las medias anuales con respecto a La Habana, La Guaira o Guayaquil.
         Resumiendo conviene destacar que el ascenso vertical en la zona tropical afecta poco la amplitud térmica anual; pero afecta en forma apreciable los promedios térmicos anuales.  

            2.3.3. EI factor altitud en relación con la amplitud térmica diurna.

         La variación térmica diurna es la que varía indudablemente en la forma más  notoria a medida que aumenta la altitud en la zona tropical. Ilustraremos esta variación diurna comparando Maracaibo con Quito y luego con La Quiaca. En el puerto venezolano de Maracaibo, lo mismo que en Guayaquil  y La Guaira, apenas se aprecia la variación térmica diurna la que es de pocos grados. Sin embargo en Quito a 2.850 m esta variación térmica diurna es notable ya que alcanza un promedio de 14 grados. En el límite argentino boliviano en la estación climática de La Quiaca, a 3.458 m, esta variación térmica diurna se eleva a más del triple, es decir, llega a 40°,  convirtiéndose de este modo en un obstáculo para el asentamiento humano.
          Este fenómeno, sin embargo, no es exclusivo de los pisos verticales  térmicos de la zona tropical. En regiones sudamericanas subtropicales es  también un hecho incuestionable la variación térmica diurna en relación con  la altitud. En el verano seco de Santiago de Chile, situado a 600 m,  era de unos   20 grados  (actualmente reducida a 10 grados por eI techo térmico de smog), mientras que la variación diurna en el verano de Buenos Aires, situada al nivel del mar, es de pocos grados, lo cual transforma
eI verano bonaerense  en una estación climáticamente poco adecuada para enfermos del corazón  puesto que el calor va acompañado de una alta humedad relativa.
        Por las características expuestas, muchos geógrafos hablan de los climas térmicos diumos en contraste con los climas térmicos estacionales que se componen de las cuatro estaciones y que son típicos de Alemania, los EE.UU.  o del Japón   ( En alemán = Tageszeitenklimate in den Tropen en contraposición con  Jahreszeitenklimate ). No se puede impedir desde luego que muchos hablen de la zonación vertical en la zona tropical y que las  enciclopedias insistan en describir el clima de Bogotá, de Quito o de  San José de Costa Rica como el clima de la primavera perpetua debido a su dulzura . Esta comparación  sin embargo falsea el concepto de siembra, crecimiento y cosecha de los cultivos los cuales se organizan siguiendo los períodos de las  lluvias en dichos pisos.

        2.3.4.  El factor altitudinal en relación con el límite inferior y superior de  los cultivos.

       La disminución térmica con la altitud determina junto con otros factores los límites de crecimiento para los diferentes cultivos y elementos de la vegetación. Por esta razón se habla del límite climático superior para los cultivos de los cereales, del límite superior del bosque, del límite inferior de las nieves etemas, etc. Los pisos térmicos constituyen normalmente una unidad de paisaje y se pueden reconocer a simple vista sobre la base de su manto vegetal o cultivo característicos.

La Tierra Caliente o piso térmico cálido sabemos que va desde  los 0 a los 1.000 m aproximadamente
la Tierra Templada o piso térmico templado se extiende hasta los 2.000 m
la Tierra Fria o piso térmico frío se eleva hasta los 3.000 m ó 3.500 m,
la Tierra Helada o piso térmico del páramo se eleva desde los 3.000 m ó  3.500 m hasta el límite de
la Tierra Nevada o nieves eternas.

            Dentro de estas altitudes se distribuyen los diversos cultivos en forma diversa acorde con cada uno de los países latinoamericanos pero la diversidad latitudinal no impide un cuadro sucinto como el siguiente:

      frutas tropicales                                                                                    altitudes
(mangos, aguacates o paltas,papayas, piñas)......................................... 0 m  hasta  2.000 m
frejoles(caraotas, porotos, etc.) .............................................................0 m  hasta  3.200 m
maíz..............................................................................................................  0 m  hasta  3.200 m
cacao ..............................................................................................................0 m  hasta     640 m
hevea ,............................................................................................................ 0 m  hasta     400 m
plantaciones de bananos  plátanos  ......................................................... 0 m  hasta     400 m
arroz   .........................................................................................................  0 m  hasta   1.000 m
tabaco ........................................................................................................   0 m  hasta   2.000 m
caña deazúcar ............................................................................................. 0 m  hasta   1.700  m
bananos  .........................................................................................................0 m  hasta   1.100  m
mandioca (tapioca) .......................................................................................0 m  hasta   2.000 m
árboles de hoja ancha................................................................................  0 m  hasta    3.500 m
abetos  ............................................................................................................0 m  hasta   3.700 m
pinos (Kiefer) ................................................................................................0 m  hasta   4.000 m
café  ...........................................................................................................300 m  hasta   1.500 m
algodón .......................................................................................................750 m  hasta   1.700 m
trigo  ....................................................................................................... 1.900 m  hasta   3.200 m
manzanas ................................................................................................. 1.900 m  hasta  2.500 m
papas (patatas) y habas (Saubohnen)...............................................  2.100 m hasta    3.500 m

        Los valores correspondientes a los diversos cultivos, y esto debemos repetirlo, no deben considerarse como valores absolutos puesto que varían por acción de los diferentes factores regionales secundarios que presentamos en seguida.

            2.3.5. Factores secundarios que determinan los pisos térmicos y sus cultivo

              Entre estos factores figuran =
                               1) la exposición a los rayos solares,
                              (2) la macicez (Ausmaß) de las montañas,
                              (3) las lluvias orográficas y
                              (4) los agentes antropógenos. 

          En relación con el primer factor es necesario tomar en cuenta la insolación  de las laderas.  Como las montañas latinoamericanas  tienen en su mayoría  dirección nortesur, la insolación es de menos importancia que,  por ejemplo,  en los Alpes,  cuyo emplazamiento  va en  el sentido de los paralelos.
          Con respecto  a la macicez de las montañas, es preciso subrayar que los límites de  los pisos térmicos o climáticos alcanzan alturas mayores en el interior de las  montañas, en sus llanuras o altiplanos,  que en sus laderas extern s. Es posible explicar parcialmente mediante este factor el límite de la Tierra Caliente en  América Central, donde a los 700 m  esta ya da paso a la Tierra Templada.
La macicez de las montañas centroamericanas es inferior a simple vista a las de México o a las de Colombia o Venezuela, Ecuador o Perú y Bolivia.
          Una explicación de las lluvias orográficas es de tal complejidad en nuestro tema que debemos contentarnos con soslayar su tratamiento, diciendo que en general  aumentan con la altitud.  Las laderas occidentales, por ejemplo, de la Cordillera  Occidental de Colombia tienen el récord americano de las
precipitaciones anuales medias, es decir,  casi  9  metros anuales. En estas laderas llueve arriba de doscientos días al año.
          Igualmente complejo es el factor antropógeno puesto que explicarlo implica describir todas las áreas donde el ser humano ha transformado el manto vegetal natural, ya sea para instalar sus cultivos o para posibilitar sus actividades ganaderas. Salta a la vista desde luego
            * la destrucción de la selva tropical brasileña,
            *la explotación desenfrenada de los bosques tropicales de Belice y Guatemala y demás
                    países centroamericanos
            *la contaminación petrolífera del lago Maracaibo,
            *la destrucción de la selva en el Ecuador debido a la captación de nuevos yacimientos de
                    petróleo.
           Estos daños ecológicos no dejan de influir en los valores térmicos de los diversos pisos climáticos.

                        2.3.6. Los diversos pisos térmicos.

           Conviene advertir que no todos los países latinoamericanos poseen todos los  pisos térmicos y que muchos de estos países no poseen ninguno de ellos, pues  no se hallan en la zona tropical como es el caso de Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay y los estados brasileños de Rio Grande do Sul, de Santa Catarina, y Paraná.

                     LA TIERRA CALIENTE 0 PISO TERMICO CALIDO

           Se extiende desde el  nivel del mar hasta los 700 m en América Central,  hasta  los 800 m en México y hasta los 1.000 m en Colombia y Bolivia. Sus medias anuales fluctúan entre los 30°  y los 25°  a  25° Celsius. Estas tierras presentan variaciones térmicas  diurnas de valor mínimo. La pluviosidad presenta todas las gamas posibles, es decir,  llueve casi diariamente como en Manaos e Iquitos o hay períodos de diversa extensión que se especifican hablando de verano e inviemo.
               Es la tierra de los BANANOS y del CACAO, de la caña de azúcar,de la mandioca,  del tabaco,  de las heveas,  del maíz,  de los frejoles,  del arroz,  de las piñas,  de las frutas tropicales como las papayas, los mangos, los aguacates o paltas. Las grandes empresas estadounidenses poseen las respectivas  plantaciones en casi todos los estados latinoamericanos tropicales.

             Las principales aglomeraciones urbanas en este piso térmico son Salvador (Bahia), Maracaibo (Venezuela), Guayaquil (Ecuador), La Habana, Rio de Janeiro, Ciudad de Panamá, Santo Domingo, Barranquilla (Colombia),  Iquitos (Peru) y Manaos (Brasil).  

            Presentamos ahora los datos climáticos de la estación meteorológica de la ciudad de Manaos, situada en Brasil a 26 m.s.n.m. junto a la orilla izquierda rio Negro, afluente del Amazonas. La primera línea trae la media térmica en grados Celsius y la segunda línea presenta la pluviosidad media en centímetros=

ene.     feb.    mar.     abr.    may.    jun.     jul.    ago.    set.      oct.     nov.      dec.
26,5   26 5  26,5     26,5   26,5    26,5    26,5  27,0   28,0    28,0    28,0     27,0
23,4   22,9  24,4     21,6    17,8       9,1      5,6    3,5     5,1     10,5     14,0     19,6

          En este cuadro meteorológico puede seguirse la forma en que se distribuyen las lluvias a través del año . Se ve la mera amplitud máxima de 1,5 grados Celsius entreel máximo de 28° y el mínimo de 26,5°. Obsérvese la ausencia de una estación seca lo cual es característico de la faja ecuatorial, así mismo como los casi dos metros de lluvia, que se producen  cuando no intervienen factores perturbadores como la altitud o corrientes oceánicas frías como es el caso en la costa peruana.   

                      LA TIERRA TEMPLADA 0 PISO TERMICO TEMPLADO. 

             Se presenta desde los 1.000 m aproximadamente hasta los 2.000 m.  En América Central ya comienza a los 700 m. y en México con los 800 m. Sus medias anuales fluctúan entre los 23° a 25°  y  los 15° a 17°, y presenta variaciones térmicas diurnas claramente perceptibles. La pluviosidad presenta
cierta periocidad que se cailifica/denomina con los términos verano e inviemo o bien se habla de las estaciones secas y lluviosas. Esta alternancia es decisiva para el cultivo del algodón.
            Es la tierra del CAFE, de la COCA y del ALGODON, pero se cultiva igualmente la caña de azúcar y los bananos, las frutas tropicales y subtropicales, la mandioca, el tabaco, el maíz, y los frejoles. Los cafetales más extensos se hallan entre Sao Paub y el río Paraná y cubren un área de
cerca de 100.000 km2, área antes cubierta de selva.

        Las urbes con más de un millón de habitantes no son mucho más numerosas que en la Tierra Caliente pero sus habitantes gozan de un clima más sano. Ciudades como Sao Paulo, Caracas, Medellín, Cali,  Guadalajara y Belo Horizonte tienen un clima agradable y estimulante muy superior al de Maracaibo o Guayaquil.   Este clima fue una de las razones para fundar la nueva capital del Brasil , la ciudad de Brasilia, situada a 1.200 m en las tierras altas del interior del país.  En América Central se ubican en este piso las capitales como San José de Costa Rica,  Ciudad de Guatemala,  Tegucigalpa (Honduras),  y San Salvador (670 m).

                        LA TIERRA FRIA 0 PISO TERMICO  FRIO.

         Las Tierras Frías se presentan entre los 2.000 m y los 3.500 m aproximadamente, con variadones correspondientes a Venezuela, México, Colombia, Perú y Bolivia. Sus medias anuales fluctúan entre los 15° y 17°  y los 9° y 11° ,  de lo que resulta que son semejantes a las medias térmicas de las
estaciones climáticas de las zonas templadas, una fuente inagotable de interpretaciones erróneas. Sus fluctuaciones diurnas superan los diez grados, siempre aumentando con la altitud  y transformándose en la característica principal de este piso climático que lo diferencia de todos los demás del mundo
pues se combina con una reducida amplitud térmica anual,  y con estaciones secas y Iluviosas que alternan desigualmente según sea la estación climática.
             En las tierras frías de la zona tropical latinoamericana se cultivan los CEREALES,  las LEGUMBRES y  VERDURAS,  las PAPAS,  las frutas como la MANZANA,  la CIRUELA, y la PERA,  razón por la cual la gente halla un nuevo motivo para identiflcar este piso térmico con las tierras de la zona templada europea o americana. En este piso térmico se puede cultivar aun el maíz  pero ya no se dan las frutas tropicales, el tabaco, la caña de azúcar ni los bananos.

            Este piso térmico o escalón climático es la sede de las grandes capitales  latinoamericanas pues en esta tierra se hallan la Ciudad de México, con sus veinte millones de habitantes,  la ciudad de Bogotá, con sus cinco millones, luego tenemos Puebla de Zaragoza (México) y Quito, ambas ciudades con más de
un millón de habitantes;  podemos en seguida citar a Cochabamba (Bolivia), Morelia (México), Pasto y Manizales(Colombia),  Sucre (Bolivia),  Arequipa (Perú), y  Cuenca (Ecuador).

                     LAS TIERRAS HELADAS 0 PISO TERMICO DEL PARAMO.

         Se extienden entre los 3.500 m y los 4.500 ó 5.000 m de altitud. Sus promedios o medias anuales fluctúan entre los 10° ( 11° a 9°)  aproximadamente. Las fluctuaciones diurnas son enormes puesto que alcanzan valores del orden de los  20 ó 40 grados. Las heladas nocturnas son frecuentes y diarias a partir de los 4.700 m en América del Sur. Los indios de Perú y Boilivia tienen unos procedimientos especiales a fin de salvar este obstáculo al cultivar la papa. Las lluvias se presentan en el verano y el invierno es seco.
             Los cultivos que se practican en Colombia, Ecuador, el Perú y BoIivia abarcan la  CEBADA, la AVENA, la PAPA, Ia CEBOLLA, el REPOLLO, etc.  En el Perú y en Bolivia se cultiva adermás la quínoa, la cañahua (Perú-Hirse), la oca. Tanto la cañahua o canahui así como la quínoa son dos cereales muy
alimenticios que se utilizan además para preparar chicha, bebida fermentada de carácter  nacional. Las hojas de quínoa se comen como las espinacas. La oca es una planta oxalidácea de tubérculos feculentos (fécula=Stärkemehl) de sabor  parecido al de la castaña y que en el Perú se comen cocidos.
 
             Las ciudades dignas de mención son La Paz, Cuzco y Oruro, las tres a  3.800 m. La legendaria ciudad de Potosí está nada menos que a 4.070 m de altitud.  En las tierras heladas de los Andes resulta ineludible tener que describir a los camélidos americanos( cf. 3.2.3. El lago Titicaca) y al cóndor. El cóndor es típico de estas regiones, pero vive también en los Andes subtropicales y patagónicos. Se trata de un ave rapaz diurna, que se alimenta solo de cadáveres (guanacos, etc.) Es de poco más de un metro de largo y tres de envergadura. Es la mayor de las aves que vuelan. El cóndor vive, sin embargo, también en regiones andinas menos altas con una media de solo mil metros, por ejemplo, en la Patagonia. Por el norte se extiende solo hasta el círculo del ecuador. Una especie vecina, es decir, emparentada,  hoy casi totalmente exterminada,  habitaba la California..

                                      LAS TIERRAS NEVADAS.

               Son aquellas cubiertas por las nieves eternas cuyo límite inferior varía en la zona tropical: su mayor altitud se observa entre los paralelos 20°  y 30°, mientras que en la zona ecuatorial que es la faja que se extiende 10° al N y S del ecuado, el límite inferior de las nieves no es tan alto. Así pues, si en el norte de Chile el límite inferior es de 6.750 m, en la zona ecuatorial el límite inferior desciende en el Chimborazo (6.310 m) a los 4.900 m y en Colombia incluso a los 4.800 m. En México en el Pico de Orizaba (5.594 m), el límite inferior ha ascendido  nuevamente pero,  en esta oportunidad,  solo alcanza a 4.870 m. Este monte volcánico se divisa desde el mar a unos 262 km.

                2.3.7. Consideraciones globales acerca de los pisos térmicos.

              No está  de más apuntar que en el mundo de los pisos térmicos la gente desarrolla antes que nada una mentalidad de ALLA ARRIBA y de ALLA ABAJO, o hablan de bajar hacia la tierra caliente o hablan con respeto de las tierras altas donde hace fresquito. Pocos hablan del norte, del sur, del este o
del oeste. Priman las relaciones de altura sobre los puntos cardinales. Hay numerosos lugares donde la población asciende a las partes más elevadas para escapar de los calores del verano, como por ejemplo, en Rio de Janeiro, desde  donde se trasladan a Petrópolis. El fenómeno inverso se observa en Ciudad de
México, desde donde los adinerados se trasladan a Cuernavaca en busca de un
clima más cálido a unos 1.500 m de altitud.
             En armonía con el período de las lluvias, se observa en las pendientes orientales de los Andes un movimiento vertical de orden agrícola,  que sin embargo solo  tiene una importancia relativa. Cabe agregar que si compara el poblamiento, es decir, el habitat humano de los pisos térmicos tropicales con
el habitat de los pisos altitudinales de las zonas templadas hay que subrayar que el tropical tiende a hacerse estático desde un punto de vista altitudinal. El fenómeno de la transhumancia típico de la zona templada no se practica en los trópicos entre  cuyos pisos sí que se ha desarrollado un activo intercambio comercial. La  estaticidad tropical indicada es indiscutible en el caso del contrapunto que se  produce entre Guayaquil (tierra caliente) y Quito (tierra fria) así como entre Medellin (tierra templada y Bogotá (tierra fría) o entre Maracaibo (Tierra caliente) y Caracas (Tierra templada). Este contrapunto no debe dramatizarse pero conlleva elementos étnicos,  léxicos,  psicológicos y políticos de cierta importancia.

            A manera de resumen presentamos los promedios de la temperatura anual en los diversos pisos térmicos del Ecuador así como del este y  centro del Peru (con exclusión  de la costa peruana)=en la primera línea están los metrps sobre el nivel del mar y en la segunda línea las correspondientes temperatueras promedio.

O m 500m  1.000m  1.500m  2.000m  2.500m  3.000m  3.500m  4.000m  4.500m
27°   24°      21° C    20° C     17° C    16° C     13° C    9° C     6° C      3° C

        Esta escala se puede utilizar para determinar con cierta seguridad la temperatura promedio anual de las diversas estaciones climáticas en un mapa del Perú o de Ecuador.

            A continuación tenemos a la vista un cuadro comparativo de las temperaturas  medias anuales de las estaciones meteorológicas de la zona tropical americana situadas en los diversos pisos térmicos de México, América Central y  las  Antillas,  Venezuela,  Colombia,  Ecuador,  Perú  y  Brasil.      En cada pais o región hemos ordenado las estaciones meteorológicas empezando con las de mayor altitud. En vista de que las estaciones corresponden a ciudades, estas llevan el número de habitantes que tenían aproximadamente  entre 1993 y 1999.

              Ciudad de México...............20.000.000 ........................  2.240m ...................     15,6°C
              Puebla de Zaragoza ......... .. 1.000.000  .............. .......  2.170 m ................        16°C
              Aguas Calientes......................  260.000 .............           1.900 m  .............         18°C
              León(Guanajato) ..................... 900.000  .............          1.900 m .......... ..          19°C
              Oaxaca de Juárez.................  180.000  .............           1 .700 m  ............         20°C
              Guadalajara.......................   .3.300.000  ..............          1.670 m .............         18°C
              Cuernavaca..............................  200.000  ..............          1.650 m ........... .         19°C
              Vera Cruz ................................ 300.000   ...............              0 m  .............         25°C
              Mérida de Yucatán ................ 200.000 ...............                0 m  ..............        26°C
              Acapulco ................................  300.000  ...............               0 m  .............         27°C
              Ciudad de Guatemala.......... .1.200.000  ...............         1.500 m ........... .         19°C
              San José de Costa Rica...... 1.000.000  ...............         1.200 m ............ .        20°C
              Tegucigaipa (Honduras).......  600.000   ................          900 m  ..............       22°C
              San Salvador........................... 500.000 ...............            670 m .............. .       23°C
              Managua (Nicaragua)............. 700.000  ,,,,,,,,,,,,,              40 m ................        26°C
              Ciudad de Panamá..................  600.000  ,,,,,,,,,,,,,,,               0 m  .............         26°C
              La Habana ............................ 2.000.000 ,,,,,,,,,,,,,,,                0 m ............          25°C
              Santiago de Cuba  ................. 400.000 ,,,,,,,,,,,,,,,                 0 m   ............        26°C
              Santo Domingo....................  2.500.000  ,,,,,,,,,,,,,,,                0 m  ............         26°C
              Caracas................................   3.500.000.................            980 m  ............        20°C
              San Cristóbal ......................... 200.000 ................             830 m  ..............      22°C
              Barquisimeto ..........................  750.000 ..................           600 m  .............       24°C
              Maracay .................................  550.000  ..................           440 m  .............      25°C
              Valencia ................................ 1.000.000 .................             410 m   .............      25°C
              Maracaibo............................. 1.200.000 .................               10 m  ..........          28°C
              La Guaira.................................... 30.000 ..................                0 m   ..........         27°C
              Bogotá ....................................5.000.000 ..................         2.650 m  ...........         14,5°C
              Pasto ..........................................100.000  ..................         2.500 m  ............        14°C
              Man izales .............................   300.000 ...................         2.150 m   ............       17°C
              Medellin................................  1.600.000 ..................          1.500 m   ............       21°C
              lbagué....................................... .200.000 ..................          1.200 m    ...........      22°C
              CaIi......................................... 1.700.000   .................         1.010 m    ............      24°C
              Bucaramanga............................ 400.000 .................             990 m   ............       24°C
              Cucuta .....................................  460.000   ..................          300 m  ..........         25°C
              Barranquilla ........................  1.000.000  .................                0 m  .........          26°C
p.31        Santa Marta ........................... 200.000  .................                0 m   ...........        26°C
              Buenaventura (Oc. Pacífico)  100.000  ..................                0 m    ,,,,,,,,,,        26°C
              Quito...................................... 1.100.000  ...................         2.850 m    .............     12°C
              Cuenca  ...................................  200.000 ....................         2.550 m   .............      15°C
              Guayaquil..............................  1.500.000   ...................               0 m   ...........       26°C
              Potosi .......................................  120.000..................            4.070 m   ...........         7°C
              La Paz..................................... 1.150.000 ..................           3.800 m   ...........         9°C
              Cusco.......................................... 100.000   ...................        3.800 m    ............     10°C
              Oruro  .....................................  200.000   ..................        3.880 m  ...........  .     10°C
              Cochabamba...............................420.000   ..................        2.570 m  ............  .     13°C
              Arequipa  ...............................   620.000  ....................        2.260 m   ...............    14°C
              Lima..........................................6.200.000 ......................          160 m  ..............      19°C
              Iquitos.........................................100.000 ......................          110 m  ..............       26°C
              Santa Cruz................................ 700.000 .......................        437 m.............         24°C
              Brasilia.....................................1.600.000  ....................       1.200 m  .............       19°C
              Beb Horizonte........................2.100.000 ....................          920 m    ..............    20°C
              Säo Paulo .............................. .9.500.000  ...................         880 m  ..............      18°C
              Rio de Janeiro .......................7.000.000  ..................              0 m.............         23°C
              Bele............................................. 600.000   ..................              0 m  ..............      26°C
              Salvador (Bahía).................... 2.100.000   ..................              0 m  ............        25°C
 
 

              Complete usted en cada una de las estaciones climáticas de las ciudades presentadas la identiflcación del piso térmico anotando en la línea de puntos  si se trata de la tierra caliente, de la tierra templada o de la tierra fría. Trate usted de justificar las leves variaciones térmicas a la misma altitud en cada uno de las estaciones meteorológicas.
           Como punto final del aspecto pisos climáticos incluimos una lectura original de Miguel Cané que describe el ascenso desde la Tierra Caliente de La Guaira  (Venezuela) a la Tierra Templada de Caracas. El artículo tiene valor periodístico  antes que geográfico y es anterior, cronológicamente visto, a la construcción de la carretera moderna entre La Guaira y Caracas que se realizó en los años
 cincuenta del siglo XX. En la actualidad el avión y ei automóvil reducen esta experiencia a pocos minutos:
 
         <<<Resolví descender en La Guaira. EI mar estaba como una balsa de aceite, lo que llamaba la atención de los venezolanos, poco habituados a esa mansedumbre, tan insólita en aquella rada de DETESTABLE reputación climática.  Bajamos, pues, y una vez en tierra, todo el encanto de la ciudad-puerto, vista desde el mar, se desvaneció: Venezuela tiene la cara muy fea, me decía un caraqueño, aludiendo al aspecto sombrío y calor insoportable: La Guaira semeja una marmita dentro de la cual cayeran derretidos los rayos del sol. A las dos de la tarde  comenzamos la ascensión de la montaña. El camino es realmente pintoresco. El eterno aspecto de la montaña, pero realzado aquí por la vegetación, los cafetales que cubren las laderas, y aquellas gigantescas escalinatas talladas en el cerro a fin de obtener planos para los cultivos, que recuerdan los curiosos  sistemas de los indios peruanos. Se sube, se baja, se vuelve a subir. Nada más DELICIOSO que el cambio de temperatura a medida que se asciende. Desde  la tierra caliente venimos respirando una atmósfera abrasadora, que se ha hecho  en La Guaira casi incandescente (glühend). En la montaña, el aire puro refresca a cada rato los pulmones. Al anochecer, llegamos,  por fin, al valle DELICIOSO, tantas veces regado por sangre, y en cuyo seno se ostenta Caracas la noble ciudad que fue cuna y es tumba de Bolívar. Bajo un clima templado y suave,  la naturaleza toma un aire tal de lozanía que el viajero que despunta por la cumbre del Avila cree hallarse siempre en el seno de una eterna primavera. El verde ondulante de los vastos plantíos de caña, claro y luminoso, contrasta con los reflejos intensos de los cafetales...>>> (Miguel Cané).

            3. ASPECTOS HIDROGRAFICOS:  potamología (ríos)  y   limnología ( lagos).

           La disposición del relieve explica los rasgos esenciales de la hidrografia: basta con observar el mapa de América del Sur para comprender que los grandes ríos  se han visto obligados a desplazarse hacia el Atlántico.   Los rios de la vertiente atlántica han desarrollado en cambio cursos  y hoyas impresionantes. Se han de considerar el Amazonas, el Río de la Plata, el río Orinoco y el río Magdalena.
           Los ríos de la vertiente occidental en cambio solo tienen pocas posibilidades de desarrollar un curso importante. Entre los ríos que van a desembocar al océano Pacífico  pueden citarse el río San Pedro (estado mexicano d Durango), el río Grande de Santiago (estado mexicano de Jalisco), el río de las Balsas, de unos 700 km (estado mexicano de Guerrero), el río Guayas (Ecuador), y los ríos Loa y Bío-Bío (Chile).
 
           Los lagos de America Latina son relativamente poco importantes pero conviene de todos modos dedicarse al lago Nicaragua, al Maracaibo, al Titicaca, y Poopó y al Nahuel Huapi y Buenos Aires/ General Carrera, así como a los grandes embalses o presas.

                    3.1. DESCRIPCION POTAMOLOGICA de la América del Sur
 
                           3.1.1. La red hidrogáfica del río Amazonas.

            Resulta irredargüible(unwiderlegbar) que debemos dedicarnos plenamente y en primer lugar al río más caudaloso del  mundo, es decir, al río AMAZONAS, ei que arroja al Atlántico nada menos que de 120.000 a 150.000 m3/seg, unas 50 veces más que el Rin, el que solo arroja 2.450 m3 por segundo al mar del Norte. También conviene indicar que el Amazonas es dos veces más caudaloso que el Congo y cuatro veces más caudaloso que el Yangtsekiang. El río Amazonas y sus tributarios (más de 300) constituye la mayor red hidrográfica del mundo y su hoya hidrográfica(Einzugsgebiet) abarca unos
siete millones de  kilómetros cuadrados.
            El río mismo tiene un largo de unos 6.400 km si se considera el río Marañón como su rama madre y 7.025 km si se considera el río Ucayali y Apurimac como la rama principal. El Marañón nace en los Andes peruanos, cerca del nudo de Pasco a solo 150 km del océano Pacífico y corre en dirección N.N.E. en una profunda quebrada entre las cordilleras Occidental y Central. En el Perú desciende en un curso de pendiente rápida, encerrado con frecuencia entre desfiladeros llamados pongos, para entrar finalmente a la llanura brasileña ( a unos 100 m.s.n.m.), por donde se desliza en suavísima pendiente. Desde el pongo o cataratas de Manseriche( 160 m ), situadas en el Peru, el Marañón-Amazonas es navegable unos 3.500 km hasta su desembocadura. El pongo de Manseriche está situado a los pies de los Andes antes de recibir el Marañón el afluente ecuatoriano, el río Santiago. Humboldt visitó estos cursos del río y los describe detalladamente. EI río Marañón recibe desde la derecha los afluentes andinos Huallaga y Ucayali y a partir de esta confluencia se llama Amazonas. La anchura en el curso superior del río Amazonas es solo de 5 km pero llega a 40 km antes de desembocar en el océano y su profundidad media es de 20 a 25 m pero llega a 80 m en Obidos. Sus orillas son bajas, pantanosas, cubiertas de bosques de árboles no muy altos, y de mangles, en los que se deposita el limo (Löß) arrastrado por las aguas, en las inundaciones que producen las crecidas. Más allá de estos bosques se extiende la verdadera selva ecuatorial lluviosa.
            En el Amazonas desaguan centenares de afluentes, algunos caudalosos y extensos.Entre los  más notables afluentes del Amazonas de la margen derecha señalaremos el Purús de 3.200 km, muy navegable, y el Madeira de 3.400 km, Como los otros afluentes que  descienden de la meseta brasileña de Mato Grosso, el Madeira baja en su curso superior por tajos y barrancos profundos, formando rápidos y cascadas que dificultan la navegación. En un trecho salva los escalones de la meseta mediante 19 caídas. El Madeira es peligroso para la navegación debido a la enorme cantidad de maderas flotantes que arrastra. Además del Purus y del Madeira vierten también sus aguas en Ia margen derecha del Amazonas, los ríos Tapajoz, el Xingú y el Tocantins, que desemboca en el canal derecho del estuario (rio Pará).
         Por la margen izquierda, el Amazonas recibe el Putumayo y el Yapurá que descienden de Colombia, y el río Negro, cuyo curso superior forma límite con Venezuela. Es digno de hacer notar que el río Negro por intermedio del Casiquiare une la cuenca del Amazonas con la del Orinoco. El río Negro es tan negro que la  luz no penetra en sus aguas más de dos metros. Oscurecido por los jugos de las  plantas, las hojas putrefactas(verwest) y las savias (Pflanzensaft) de los árboles, destruye las hormonas  de los insectos y entonces el río resulta un insectida pues incluso aleja a los  terribles mosquitos.
            Por las mismas razones el rio alberga muy pocos peces lo  cual es un problema para los indígenas. Alejandro von Humboldt ya apuntó que los bosques del río Negro en comparación con los del Orinoco tenían fama de ser  un país agradable pues el aire es más fresco y saludable y no existía el problema de los mosquitos. Además podía uno bañarse sin preocupación alguna por no haber yacarés
( Cf .2.2.1 .cocodrilos sudamericanos).
            Allí donde el río Negro entra en el Amazonas, sus aguas aparecen claramente demarcadas de las turbias y amarillentas del Amazonas. En la confluencia del río Negro con el Amazonas se encuentra a 26 m.s.n.m la ciudad de Manaos, centrode la región amazónica, con un excelente puerto fluvial que sirve de empalme a las flotas de vapores que durante las crecidas (el nivel de las aguas se eleva 12 a 15 m) descienden de las fronteras boliviana y peruana. Las lanchas que recorren los más escondidos rincones de la selva tienen su punto de arranque allí. La  navegación en el río Amazonas se internacionalizó en 1866.
           En la cuenca del Amazonas, las diversas depresiones de sus tierras bajas, inundadas todos los años durante la llamada estación invernal, dan lugar a la formación de lagos que cubren grandes extensiones. Los afluentes por su parte acarrean una enorme cantidad de limo (Löß=Schlamm), con el cual se forman bancos e islas que se cubren de vegetacidn pero que desaparecen cuando se producen las inundaciones.
          El Amazonas desemboca en el Atlántico donde forma un amplio estuario, lleno de islas, y encierra entre sus aguas y las del Tocantins la isla de Marajó. Es extraordinaria la cantidad de sedimentos que el río acarrea: mil millones de toneladas de aluviones anuales. El volumen de agua dulce es tan grande
que la salinidad del mar no se nota a centenares de kilómetros de la costa. Conviene indicar aquí que la desembocadura es un estuario que se está transformando en un delta. Antiguamente fue un delta pero se ha sumergido  debido a que la costa atlántica sufre un movimiento negativo, es decir, se hunde en el mar, fenómeno que no se produce en la desembocadura del Nilo o del Misisipí. El choque de las mareas atlánticas con la corriente fluvial amazónica es tan violento en cada uno de los brazos del estuario-delta que se produce la pororoca (Sprungwelle), un macareo u oleada que sube río arriba al crecer la marea y que se hace sentir hasta Manaos, a más de mil kilómetros de la costa atlántica.

                        3.1.2. La red hidrográfica del río de la Plata.

              La segunda red hidrográfica que merece nuestra atención es el sistema del RIO DE LA PLATA. La gran cuenca del Plata, cuyo estuario no tiene semejanza por su amplitud, comprende dicho río y las aguas de todos los  afluentes que directa o indirectamente van a desembocar en este río. La hoya hidrográfica abarca casi dos millones de kilómetros cuadrados. Según opinión de geógrafos competentes es un verdadero error hidrográfico afirmar que el Plata se origina por la confluencia de los ríos Paraná y Uruguay. EI río Uruguay es simplemente un afluente del Paraná en uno de cuyos brazos se vierte. Hay que señalar que la mayoría de los afluentes se originan en las montanas de Bolivia o en las tierras altas del Brasil. EI Plata arroja la inmensa masa de agua dulce, un promedio anual de 11.000 m3/seg., en el océano Atlántico a la altura del paralelo 35° latitud sur.
             El río de La Plata tiene casi la forma de un embudo: es angosto en su nacimiento en la confluencia del Paraná y del Uruguay, y se va abriendo  hasta alcanzar una anchura de 220 km cuando se junta con el océano. Su extensión es de unos 35.000 km2. Sus aguas son turbias(trübe) de color amarillento oscuro, debido a la enorme cantidad da finísimas sustancias que lleva en suspensión. Su  profundidad es escasa; el lecho está obstruido por bancos y barras da arena (depósitos aluviales ) que dificultan la navegación, lo que obliga a un dragado continuo para mantener libre el canal de acceso al  puerto de Buenos Aires.
            De sus afluentes, el PARANA ( voz guaraní ) es no solo ei más extenso (3.280 km), sino el más importante da los cursos fluviales argentinos por ser una gran vía da comunicaciön. En sus márgenes se asientan populosas ciudades como Rosario, Santa Fe, Paraná, Corrientes y Resistencia. Al deslizarse
 pausadamente por su cauce, sus aguas fertilizan las tierras contiguas. En su desembocadura se abre en multitud de brazos, formando el famoso delta. El delta, que es de gran utilidad agrícola y turística, astá formado por una gran cantidad de islas que formaron los aluvionas arrastrados por las aguas y la exuberancia  de la vida vegetal. El delta aparece cubierto en su mayor parte de  (1)  bosques vírgenes, (2) pajonales y matorrales impenetrables, (3) camalotalas ( planta gramínea de hasta dos metros que forma intricadas -undurchdringlich- malezas  y espesos acolchados en los campos inundablas)
(4) plantaciones ribereñas de álamos, sauces y frutales.  
          El delta está atravesado por una  complicada red de brazos, canales y zanjones que forma el Paraná al deshilacharse( verästeln/ verzweigen). El río Paraná nace en el Brasil en las sierras de Mantiqueira a los pies de las ya citadas Agulhas Negras en el noroeste de Rio de Janeiro. Su curso superior y medio ha sido aprovechado por un sinnúmero de embalses( presas, represas,  pantanos) para la producción de energía hidrneléctrica. Su curso medio sirve de límite entre el Paraguay y Brasil y entre el Paraguay y Argentina.
          La primera porción es poco navegable debido a los saltos y cascadas que forma. En Guayrá, en el extremo nororiental del Paraguay, el río Paraná pasa de pronto de una anchura de 4 km a 120 m que vence gracias a cascadas o saltos. Entre Guayrá y Foz do lguassú  se ha construido  una de las mayores centrales hidroeléctricas de la América Latina, la central de Itaipú ,  en la frontera paraguayo-brasileña.
         En uno de los afluentes del Paraná, el Iguazú, se presenta el famoso salto de Iguazú, de 82 m de alto. En la frontera argentino-brasileña a unos 200 km al sur de Itaipú, Argentina ha construido el embalse de Corpus (150 m.s.n.m.) y a 300 km de Itaipú el embalse de Yaciretá-Apipé, nombre
compuesto que proviene de dos islas en el Paraná. Ambos embalses no solo  servirán para la generación de energía eléctrica, sino también para facilitar la navegación, controlar las inundaciones y mejorar la irrigación.
      El rio Paraná recibe afluentes como el río Uruguay (1.500 km), que es caudaloso pero su principal papel estriba en servir de límite entre Argentina  y Uruguay y entre el Brasil y Argentina. Más importante que el Uruguay es su afluente el río PARAGUAY (2.200 km), que nace en la meseta de
Mato Grosso y que sirve a su vez de límite entre el Paraguay y Argentina y más hacia el norte entre el Paraguay y el Brasil. Sus afluentes en la margen derecha son el rio Bermejo que corre por Argentina, y el Pilcomayo, que sirve de límite entre el Paraguay y Argentina. Las corrientes de estos rios andinos  son temporarias, dada la naturaleza del suelo del Gran Chaco por donde se deslizan y la escasez (poca abundancia) de lluvias.  De todas maneras aportan un caudal apreciable debido a las nieves bolivianas.
Ambos cursos son un problema vial pues durante cada estación  lluviosa cambian tanto sus tortuosos cursos que los ríos que atraviesan el Gran Chaco suelen llamarse ríos confusos.
           El lector acucioso ya estará en condiciones de inferir que el río Paraná-Paraguay antes bien ha separado a las poblaciones en cada una de sus riberas. Sus cursos llenos de meandros, rápidos y barras, así como inundaciones apreciables y un lecho poco apropiado  para la navegación, permiten calificarlo de ruta vial mediocre. Es por esta razón que una ciudad como Corrientes, situada en la confluencia del Paraguay  y del Paraná, y que ocupa una posición de extraordinaria importancia  estratégica, ha sido
hasta ei día de hoy solo un lugar remoto y aislado dentro de Argentina. La construcción del embalse de Corrientes en el río  Paraná que permitirá el acceso hasta Corrientes de barcos de 21 pies de calado(Tiefgang), podría modificar el desarrollo futuro de este puerto fluvial digno de lástima. No resulta asombroso, pues, que Ulrico Schmiedl (de Ratisbona= Regensburg), sabiendo que el Paraná era una ruta vial mediocre,  haya recorrido a pie el curso  del río Paraná en el siglo XVI.

           En su curso medio el río Paraguay origina junto con el río Paraná en el ángulo sudoccidental de la república del Paraguay un dédalo de aguas estancadas, lagos, esteros, terrenos cenagosos y pantanos, cuyo nivel se eleva o desciende según la abundancia de las Iluvias o la duración de la sequía; algunas protuberancias de escasa altura, cubiertas de prados y bosquecilios, separan las superficies de agua y tierra cenagosas, entre las  cuales solo pueden hallar camino los conocedores del terreno.   Esta región cenagosa, emplazada a solo 60 m.s.n.m., fue por el sur la verdadera defensa natural del Paraguay durante la famosa guerra contra el Brasil,  Argentina y Uruguay. Los aliados tardaron en esta guerra de 1870 más de tres años en atravesar esta región cenagosa. Junto a la margen izquierda del río Paraguay al norte de estas ciénagas se encuentra la ciudad de Asunción, capital del Paraguay, que está ubicada en colinas de roca cristalina que han aflorado entre la gran  capa de lava. Estas colinas atraviesan diagonalmente el oriente del Paraguay y son el basamento de su mayor concentración demográfica.
            En su curso superior el río Paraguay origina el famoso PANTANAL en el sudoeste del Brasil. EI río se desliza a solo 150 m.s.n.m  sobre un sinclinal de pendiente insignificante que son las laderas sur y occidental de la meseta de Mato Grosso. Debe indicarse aquí que la cota de los cien metros la atraviesa el río Paraguay a unos quinientos kilómetros más al sur. En el Pantanal se forma en la época de las Iluvias un lago gigantesco de unos 200.000 a 400.000 km2 de extensión, una superficie que corresponde a más de un país  europeo y de hecho casi al total de la república federal de Alemania. Este lago se ve interrumpido por bancos arenosos o islas rocosas e islotes de vegetación flotante. Se origina todos los años con la venida de las lluvias en el mes de febrero y la crecida de las aguas continúa hasta bien entrada la estación seca de agosto y septiembre. La comunicación se hace en embarcaciones y la ciudad de Corumbá, en el ángulo sudoccidental del Pantanal, es la única que se alcanza gracias al ferrocarril de Santa Cruz ( Bolivia ) a Sao Paulo. En un principio este ferrocarril estaba destinado a transportar las reses hacia los centros poblacionales del Brasil oriental pero como solo abarca un 10% de las reses por transportar y como la ganadería  presenta las dificultades de las inundaciones periódicas,  la economía de esta región pantanosa se está reorganizando hacia el cultivo del arroz y del algodón.  En todo caso,  la industria siderúrgica ya ha comenzado a aprovechar  los yacimientos de hierro cerca de Corumbá.   El río Paraguay es muy  navegable  y,  por lo tanto,  pueden llegar buques de regular calado hasta Corumbá, y los de menor calado hasta Cuyabá, que se ubica al norte del  Pantanal en el Mato Grosso. Toda la producción paraguaya tiene salida por esta  vía fluvial hacia el Plata y el océano Atlántico puesto que todos los ríos del sistema del Rio de la Plata tienen el carácter de cursos fluviales internacionales y su  navegación es libre.

                            3.1.3. La red hidrogáfica del Orinoco.

            La tecera red hidrográfica importante que tenemos que describir en la América  Latina es el sistema fluvial del ORINOCO, solo reconocido en la totalidad de  su curso en 1951. Este río se arroja al Atlántico cerca de  la isla de Trinidad, después de un recorrido de 2.200 km. Su hoya hidrográfica es de unos 900.000 km2. El río Orinoco nace a 1.050 m de altitud al sur de la sierra de Parima en la arista ( Schnittlinie )  que separa Venezuela del Brasil. El relieve del macizo de las Guayanas determina su dirección, obligándolo  a describir una gran curva para deslizarse en la llanura aluvional, en dirección del Atlántico. A solo 500 km de su nacimiento se bifurca dirigiendo un octavo  de sus aguas a través del río Casiquiare hacia el río Negro, afluente del Amazonas.  El Orinoco recibe caudalosos afluentes de los Andes colombianos: el Guaviare, el Meta y el Apure. El trayecto del Orinoco entre el Guaviare y el Meta sirve de límite entre Venezuela y Colombia.
           Durante la época de las grandes lluvias que comienzan en abril,   se intensifican  en junio y cesan en octubre, el Orinoco crece hasta 50.000 m3/seg., todos los afluentes se desbordan, se producen inundaciones semejantes a las del Nilo  y  los llanos inundados ofrecen el aspecto de grandes lagos cruzados por piraguas, canoas y botes de motor que sustituyen a los caballos y vehículos. El ganado corre en estas regiones el riesgo de ahogarse o ser pasto de los caimanes, y rayas( Rochen ).  Por esto se concentra ei ganado en las llamadas mesas, las elevaciones interfluviales no inundadas. Cuando el ganado ha consumido el pasto de la mesa,  se le arría( treiben ) a otra mesa, oligándolo a pasar por varios kilómetros de aguas bajas.
           Estos pastos de los llanos del Orinoco tienen poco valor nutritivo si se piensa en los pastos de las praderas estadounidenses o europeas. Además hay que mencionar la plaga de mosquitos y moscas que atormentan a hombres y bestias. La humedad media es de un  70% como ya lo indicó A. von Humboldt,
comentando que en las selvas del Orinoco alcanza una media de 80%. Todos estos factores tienen gran importancia  cuando se argumenta que en los llanos del Orinoco solo hay unos 10 millones de vacunos en lugar de 50 millones como sería posible. En la estación seca que comienza de hecho en enero y termina
a finales de marzo, decrece el cauce ( el volumen de aguas)  y su mínimo se produce en marzo con 15.000 m3/seg. En la angostura del río en  que se halla Ciudad Bolivar (45 m) las crecidas abarcan de 24 a 26 metros  y por esta razón el puerto se ha construido sobre campanas o cajones flotantes.  Río arriba de Ciudad Bolívar la navegación se ve obstaculizada por frecuentes rápidos, llamados raudales y raudalitos, originados por restos de roca intrusiva( rocas magmáticas  procedentes del interior de la Tierra que han penetrado en rocas de la corteza terrestre) que han resistido a la erosión fluvial. Alejandro von Humboldt describió estos raudales en forma tan plástica que es posible representárselos sin tener que visitarlos.
          Si sobre la orilla izquierda se hallan los fértiles campos de vegetación herbácea y aptos para la ganadería, en su orilla derecha, los llamados  llanos altos, se hallan sabanas extremadamente áridas, debido a que los montes del macizo de las Guayanas impiden el paso de los vientos húmedos. Afortunadamente su anchura no sobrepasa los 100 km. hacia el sur del Orinoco donde comienza la selva. En esta orilla derecha, el Orinoco recibe desde el sur sus más poderosos afluentes  guyaneses: el Caura y el Caroni. Este último afluente tiene el mayor potencial eléctrico de todos los ríos latinoamericanos y por esto se instaló en 1965 en su curso medio la presa de Guri, una de las mayores represas o embalses con una  central hidroeléctrica de gran potencia.
         El río Orinoco desemboca en el Atlántico por medio de un inmenso delta de 23.000 km2, una superficie más extensa que la del estado de Sajonia. El brazo meridional en este delta,  la boca Grande,  se draga y  está balizado (balizar = mit Bojen auslegen) tal como el Macareo, otro brazo, que durante años se ha preferido para la navegación. Los barcos que penetran por estos brazos tienen un tonelaje bastante grande y llegan hasta San Felix y Puerto Ordaz ( Ciudad Guayana) para transportar el mineral de hierro a los EE.UU.

                                3.1.4. La red hidrográfica del Magdalena.

           La cuarta red hidrográfica por considerar es la del MAGDALENA. Su hoya hdrográfica abarca  500.000 km2 y arroja al mar unos 7.500 m3/seg después de recorrer 1.700 km de sur a norte. Este río nace a unos 2.000 m de altitud en un páramo cordillerano del sur de Colombia y se desliza por un valle que es una fosa tectónica de unos 600 km de largo por unos 30 a 60 km de ancho entre la masa cristalina de la cordillera Central colombiana y los plegamientos de la cordillera Oriental. Su curso no es tan rápido como su afluente el Cauca, debido a que corre a una altitud menor, pero en los primeros kilómetros de su  trayecto también desciende labrando profundos tajos y gargantas por donde se  precipita en cataratas. Hay que mencionar los rápidos de Neiva, Girardot y de Honda. EI último rápido está situado a unos  100 km al noroeste de Bogotá.  Pese a estos rápidos, el Magdalena es navegable desde Girardot y en los  1.000 km hasta su desembocadura sirve de salida para los productos de Bogotá, Bucaramanga y Cúcuta. Después  de recibir el Magdalena el río Cauca en su margen izquierda, se desliza por  la lianura aluvial baja y pantanosa y se vierte en el mar Caribe. En esta llanura el río deposita durante sus crecidas una capa de limo ( Löß ), que fertiliza el suelo de una manera extraordinaria. Las barras de arena que se acumulan en su boca, constituyen un obstáculo para la navegació pero se dragó el cordón de arena que bloqueaba el brazo principal, de manera que los barcos transatlánticos pueden remontar el río hasta el puerto de Barranquilla.
            El principal afluente izquierdo del Magdalena es ei rio Cauca( 1.250 km),  que nace en la cordillera Central relativamente cerca de las vertientes del Magdalena y en el mismo páramo. Paralelamente al Magdalena se desliza por un valle longitudinal situado a  mayor altitud el cual es una depresión orientada de sur a norte entre la cordillera Central y Occidental de Colombia. Su rápida
caída en su curso superior se debe a la gran pendiente( Gefälle ). AI término de esta y al norte de Cartago el río describe un gran arco pues debe vencer la meseta de Antioquía, abriéndose paso por hondas gargantes y profundos cañones. En su curso inferior se desliza por tierras pantanosas y después de algunos rodeos se vierte en el Magdalena. El río Cauca es navegable unos 250 km y aporta al Magdalena un caudal ( Wassermenge )de 2.200 m3/seg.
         El afluente mäs interesante del río Magdalena en su margen derecha es el río Bogotá o Funza, que se conoce por su hermoso salto de 139 m a poca  distancia de la capital de Colombia: el salto de Tequendama. Actualmente está convertido en una alcantarilla que ya no atrae a los turistas.

            3.2. DESCRIPCION LIMNOLOGICA DE LA  AMERICA LATINA.

                    3.2.1. El lago de Nicaragua.

           Siguiendo un orden de norte a sur comenzaremos con el LAGO DE NICARAGUA . Este tiene unos 8.400 km de superficie y está situado a solo 40 m.s.n.m, tiene una profundidad  media de 170 metros,  un largo de 160 km y un ancho de 72 km. Su distancia minima hasta el océano Pacifico es de solo 18km. Ya hemos mencionado su aspecto geológico, de manera que sabemos por qué es el único lago de agua dulce en el mundo que alberga tiburones, peces espada y tarpones. Este último pez habitual en las costas de Florida, llamado también  rey de plata ( Silberkönig ), es otra prueba irredargüible para su origen tan especial. Este lago ofrece además la particularidad de poseer una isla, la de Ometepe, con tres conos volcánicos, de los cuales el Concepción alcanza los  3.100 m. Las cenizas de estos volcanes activos tienen el mérito de transformarse en tierras fértiles. El lago recibe por el norte el río Tipitapa que  le trae las aguas del lago de Managua, de 1.234 km2, situado a 44,5 m, con una longitud de 61 km y un ancho de 26 km En sus orillas meridionales se halla la ciudad capital Managua, fundada en 1853 para terminar con las  rivalidades entre las ciudades de León (noroeste de Nicaragua) y Granada, puerto noroccidental del lago de Nicaragua. La ciudad de Managua ha redondeado el millón de habitantes y está contaminando en forma apreciable las aguas del Managua, lago que es de por sí poco profundo y que está surcado de bancos de arena.
         La navegación por el lago de Nicaragua consiste en lanchas que llevan  cereales desde las riberas orientales al puerto lacustre de Granada, regresando  con una variedad de bienes de consumo. El lago desemboca por el río San Juan  en el Atlántico, río que es navegable y justifica el proyecto de un nuevo canal que una ambos océanos. Las márgenes septentrionales de ambos lagos son relativamente áridas debido a que las lluvias provienen del Caribe. Granada,  sin embargo, posee tierras productivas.

                                    3.2.2. EI lago de Maracaibo.

        Corresponde, en seguida, dedicarnos al LAGO DE MARACAIBO, situado a 0 m.s.n.m. y con 16.360 km2 de superficie. Es curioso observar que las penínsulas de Goajira y de Paraguana están orientadas como si quisieran juntarse para encerrar el lago. De hecho protegen su entrada de los vientos de alta mar. A pesar de que este lago es más bien un golfo caribeño, se le denomina lago pues sus aguas son dulces y su estrecha boca estaba obstruida por una barra queera en algunos puntos de solo 90 cm de profundidad. El problema quedó resuelto en 1954 al inaugurarse un canal de 34 km de longitud y 10,5 m de profundidad. El lago ocupa una parte de la depresión triangular comprendida entre las sierras de Mérida y de Cúcuta.
         Su extensión longitudinal es de unos 220 km y tiene unos 120 km de ancho. Sus costas son bajas y pantanosas y por el sudoeste recibe los aluviones de los ríos Zulia y Escalante. La profundidad alcanza 25 m en su parte nororiental. La humedad es opresiva en las playas tras el ocaso y el cielo meridional se ve iluminado por la vívida luz de los relámpagos entre verdaderas torres de cúmulus que se alinean a lo largo de las montañas. En este sector tenemos la selva ecuatorial lluviosa que se degrada hacia el norte convirtiéndose en un bosque  semicaducifolio y luego en matorrales y áreas áridas. Los centros de extracción  petrolera se hallan en la parte oriental y fueron los que revolucionaron la  economía venezolana a mediados del siglo XX. Gracias a estos pozos el puerto de Maracaibo se convirtió en una ciudad moderna de más un millón de habitantes, conectado al resto del país por el moderno puente  construido en 1963  sobre la  parte más estrecha del lago.

                                        3.2.3. EI lago Titicaca

           Otro lago digno de mención es el lago TITICACA, que es el lago más alto de América del Sur emplazado en el altiplano andino. Está dividido en dos secciones por dos penínsulas. Sus aguas residuales las envía mediante el río Desaguadero que desciende unos 100 m hacia el lago salado de Poopó, situado
a unos 300 km al sureste. El lago Titicaca está situado a 3.812 m.s.n.m., tiene  192 km de largo y en su parte media 50 km de ancho, su superficie total es  de 6.900 km2. La profundidad máxima es de 272 metros.   Debido a la altitud  los rayos solares no caldean tanto las olas del Titicaca porque el áspero soplo de los nevados  las agita y la noche las hiela . La temperatura de las aguas permanece relativamente constante durante el transcurso del año a unos 10° C,  gracias a que el lago es bastante profundo. Como resultado de esta temperatura continua, el aire  alrededor del lago no se enfría tanto en las noches y en el inviemo como se enfría el aire a altitudes similares no influidas por las aguas de un lago. Esta influencia moderadora del Iago permite ei cultivo del maíz y del trigo, así como de 70 variedades de papas, aun cuando nos hallamos en los páramos, típicos del piso térmico llamado Tierra Helada, donde los cultivos comienzan a desaparecer (Cf. 2.3.4.)
           Se piensa que en esta región se originó el cultivo de la papa que sigue siendo el principal alimento de los indios.   Estos también cultivan la quínoa y  complementan su alimentación con la carne desecada de las llamas y pescado.   Estas llamas son el más útil de los camélidos americanos. Se complementan con las alpacas, las vicuñas y los guanacos: de estos camélidos se aprovecha también su leche, su piel y sus excrementos. El guanaco sin embargo vive en estado salvaje y se extiende desde Colombia hasta la Tierra del Fuego. Cuando se le domestica es por su carne  y su lana.
          Lo único que se importa a esta región son las hojas de coca de las yungas para matar el hambre y soportar mejor la altitud. El maíz que se trae es para confeccionar chicha. Los indios disponen también de un ganado híbrido que los abastece de leche y queso. La densa aglomeración poblacional indígena fue bisectada sin contemplaciones por el límite  perú-boliviano que no signiflca nada para los indios mientras no entiendan las diferencias entre un peruano y un boliviano.
          Las ventajas agrícolas explican por qué este lago vio florecer en sus orillas la vieja civilización de los indios aymaráes. En la península de Tiahuanaco se conservan restos admirables de la cultura indígena. Allí nacieron leyes, dogmas, y leyendas; de aquí de la isla del Sol o Titicaca salieron Manco-Capac, el primer inca y su mujer Mamma Oello,  los hijos del Sol,  para propagar  sobre la cordillera un régimen social adelantado, las industrias y las artes.

                            3.2.4. Los lagos digitales del Cono Sur.

          El cono sur de Sudamérica posee una serie de lagos digitales de origen glacial ya sea en las laderas andinas occidentales (Chile) u orientales (Argentina). Algunos de ellos se han visto interrumpidos por ríos de lava y uno que otro es el producto de una erupción volcánica.
         El mayor de estos es el lago Buenos Aires, atravesado de norte a sur  por el límite chilenoargentino. Esta sección del límite, si observamos el mapa, se aparta, como puede apreciarse, del criterio del divortium aquarum que rige entre Chile y Argentina. La parte principal del lago se encuentra en la parte chilena donde toma el nombre de General Carrera. Este lago desagua por el río Baker hacia el Pacífico. En sus inmediaciones occidentales se encuentra el volcán  San Valentín, que ya ha sido citado en la parte orográfica.Ultimamente han comenzado a llegar a esta región lacustre austral turistas chilenos que huyen de los calores de Santiago de Chile y de balnearios donde tienen que codearse con el vulgo.
        M ás importante  es el lago   NAHUEL HUAPI   (étimo araucano), desde el  punto de vista turístico,   situado en Argentina junto a la frontera chilena en el paralelo 41° de latitud sur.  Es uno de los lagos más pintorescos de América del Sur y es la delicia de los turistas que afluyen especialmente
 desde Buenos Aires.    El lago tiene unos 800 km2 de superficie y se halla situado a 760 m.s.n.m. Por su origen glacial alcanza más de 300 m de profundidad. Su contorno es muy irregular y forma entradas en las montatias acantiladas que lo rodean (laderas de origen glacial), cubiertas enteramente de bosques
centenarios de hayas, de cipreses, pinos y coigües que alcanzan hasta 40 m de altura. En el lago hay muchas islas, entre ellas las de Tigre y Victoria, y las líneas de vapores que lo surcan ponen en comunicación a las localidades en sus orillas. Famosas son Llao-Llao y San Carlos de Bariloche, unida a
Buenos Aires por ferrocarril, autocar y líneas aéreas.

        3.3. Los grandes embalses (presas o pantanos) de la América Latina.

          La reestructuración del paisaje natural de la América Latina causada por la construcción de grandes embalses para generar energía eléctnca es tan enorme que no se puede pasar por alto en este capítulo.   Se considerarán la presa de Guri en Venezuela, la de ltaipú en el Brasil
y  el lago Gatún en Panamá.
 
         La represa en el sitio de Guri en el Caroni, afluente del Orinoco, demoró casi veinte años en quedar terminada a fines de los años ochenta. Guri está a 90 km de Ciudad Guayana. Esta presa se justificó además por la pendiente considerable y atractiva del Caroni así como por el excelente lecho de roca de gneis granítico apto para las construcciones de diques y embalses.  Se disponía también de un caudal regular por los dos metros y medio de lluvia y unos 62.500 km2 de selva tropical lluviosa.
        El espejo o nivel del agua  de esta represa quedó a 270 m.s.n.m. y el embalse abarca un área de 4.250 km2, es decir,  37 veces más grande que el lago de Müritz o la cuarta parte del estado de Sajonia. El  embalse o pantano es cinco veces el tamaño del Nahuel Huapi y la mitad de los lagos de
Nicaragua y Titicaca respectivamente.
        Para instalar el embalse de Guri hubo que remover 17.000.000 de m3 de rocas y tierra y se destruyeron 95.000 hectáreas de selva tropical lluviosa. Del área fueron rescatados más de 18.000 animales y se removió una apreciable cantidad de valiosos petroglifos. El potencial hidroeléctrico se
mencionará en la geografia económica.
 
        La represa de ltaipú en el río Paraná comenzó a construirse en 1975  y  quedó terminada en 1982. Se ubica río arriba de Foz de lguazú. La cornisa tiene aproximadamente un kilómetro y medio de extensión y unos 200 m de altura. El área del embalse abarca unos 1.350 km2,  es decir, se trata de un
lago tres veces menor que el embalse de Guri. La represa de Itaipú retiene 29.000 millones de m3 de agua. Este embalse provocó en el transcurso de su construcción una serie de cambios geográficos. A diferencia del embalse de Guri hizo  desaparecer poblados y plantaciones, amén de la cubierta vegetal
con todos los representantes de su fauna natural. La migración ascendió a 120.000 colonos que se instalaron en la orilla izquierda del Paraná en tierras brasileñas. En el curso superior del río Paraná y su afluente el Paranaiba existen otros embalses de  consideración.

       El lago de Gatún en Panamá nació por el embalse del río Chagres. Esta obra fue necesaria para permitir el buen funcionamiento del canal de Panamá, construido a comienzos del siglo XX (1914). Quedó situado a 26 m.s.n.m. y  abarca un área de unos 500 km2. En el curso superior del río Chagres se construy6 otro embalse de unos 57 km2 para regular las aguas del canal en la estación seca.

      El  embalse del río Negro en el Uruguay se llama lago artificial de Rincón del Bonete y regula el caudal de este río que atraviesa el Uruguay y desemboca en el río Uruguay. El río Negro es solo navegable  desde su desembocadura hasta Mercedes.

       Resumiendo debe indicarse que las represas de carácter hidroeléctrico  comenzaron a instalarse en la América Latina a mediados del siglo XX bajo  el patrocinio de la Organización de Estados Americanos (OEA) y con empréstitos provenientes de bancos estadounidenses. Esta política económica formaba parte del plan para modernizar el agro y llevar adelante la reforma agraria  en Latinoamérica.
 

     4.0      Bibliografía
 

(1)   Preston E.James & C.W.Minkel,    "Latin America",   New York :   John Wiley & Sons. 1986

(2)   Marrero, Levi,  "Viajemos por América",    Caracas:   Cultural Venezolana  S.A., 1967.

(3)   Paffen, Kh., "Die tägliche Temperaturschwankung als  geographisches   Klimacharakteristikum" ,
                    Bonn:  Erdkunde, Bd. 20., pp. 252-263; 1963
(4)  Troll, Carl, "Geo-ecology of the Mountainous Regions of the tropical Americas",
                    Bonn: F.Dümmlers Verlag,1968

(5)   Humboldt, Alexcander von, "Reise auf dem Río Magdalena, durch die Anden und Mexiko";
                    Berlin: Akademie  Verlag, 1990.

(6)   Humboldt, Alexander von, "Reise in die Äquinoktialgegenden des Neuen Continents";
                    Stuttgart: J.G.Cotta'scher Verlag, 1861/62.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

.